¿Un nuevo PAN?

leopoldo-gomez2

Leopoldo GómezTercer Grado

Con la renuncia de Felipe Calderón al PAN, estamos ante el nacimiento de lo que podría ser la principal oposición en México

Con la renuncia de Felipe Calderón al PAN, estamos ante el nacimiento de lo que podría ser la principal oposición en México. Las elecciones dejaron camino libre a Morena y abrieron el espacio para el surgimiento de una opción como la que el ex presidente ha dicho que construirá junto con Margarita Zavala.

Morena es un partido de masas, no muy distinto a lo que en algún momento fue el PRI.

Ideológicamente es su primo de izquierda y quedará anclado en organizaciones populares similares a las de la hegemonía priista. Por ello, veo muy limitado el margen para que el PRI se recupere.

Es el PAN el que ahora estaría llamado a ser el oponente natural de Morena. Frente a un gobierno de izquierda, una oposición de derecha.

La marcha contra la cancelación del aeropuerto dejó ver que hay un segmento de la población dispuesto a movilizarse contra las propuestas del próximo gobierno. El PAN podría encabezar esa oposición de no ser porque está inmerso en una crisis histórica.

Y esa circunstancia es la que podría ser aprovechada para el surgimiento del nuevo partido. Sin embargo, para concretarse y jugar un papel central en la política mexicana, el nuevo partido debe pasar dos espinosas aduanas.

La primera es cumplir todas las exigencias de ley, sobre todo en términos de número mínimo de afiliados.

A juzgar por las adhesiones que Zavala consiguió para su candidatura independiente, no dudo que el calderonismo tenga la capacidad para transformarse en partido.

En estos momentos, se ve más difícil la segunda aduana: contar con un liderazgo fuerte y carismático. Margarita Zavala tendría que superar el tropiezo de la elección pasada y Felipe Calderón, si bien es muy combativo, está anclado en el pasado. Como Uribe en Colombia, Calderón tiene que buscar a su Iván Duque.

La cuenta regresiva ha iniciado. Si la iniciativa calderonista logra pasar esas dos aduanas antes de que el PAN supere su crisis interna y se reposicione ante la sociedad, este partido será rebasado por la nueva fuerza de la manera más irónica: por la derecha.