Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Teléfono descompuesto

carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Aunque Joe Biden tomó la iniciativa, Andrés Manuel López Obrador desaprovechó una segunda oportunidad, si no para “felicitarlo” (y menos “reconocerlo”: no es su facultad), al menos para saludarlo, sin poner en entredicho la norma de no interferir en los asuntos internos de otra nación

Aunque Joe Biden tomó la iniciativa, Andrés Manuel López Obrador desaprovechó una segunda oportunidad, si no para “felicitarlo” (y menos “reconocerlo”: no es su facultad), al menos para saludarlo, sin poner en entredicho la norma de no interferir en los asuntos internos de otra nación.

Hoy se sabe que el pasado lunes, mismo día en que platicaron el candidato ganador y el premier de Canadá, Justin Trudeau, “el equipo del virtual presidente electo se comunicó con la embajada de México en Washington para convenir una llamada telefónica con el presidente López Obrador sobre un eventual contacto entre ambos. La postura del gobierno mexicano de que va a esperar se informó por canales diplomáticos al equipo de Biden…”, reveló ayer El Universal.

La embajadora Martha Bárcena, tuiteó: Hoy expliqué a interlocutores estadounidenses la posición del @GobiernoMX de esperar para felicitar al ganador de la elección presidencial en EU, por instrucciones del Presidente @lopezobrador y del secretario @m_ebrard. La llamada tenía mucho sentido porque López Obrador es el mandatario de la tercera nación firmante del T-MEC.

Al respecto, una reportera le planteó este miércoles en la mañanera:

—Ya usted lo argumentó, pero ¿en qué momento aceptaría esta llamada, independientemente de que le otorgue la felicitación o no a Joe Biden? Me gustaría saber si estaría dispuesto a recibir esta llamada y cómo se estaría acordando esto con el equipo de Marcelo Ebrard.

—Hemos aclarado bastante sobre este asunto y hay confusión, o no se quieren entender las cosas, porque durante el periodo neoliberal se hicieron a un lado los principios de política exterior de México; principios que se fueron construyendo a través del tiempo en las posturas de los liberales, en particular la de Juárez—respondió el Presidente, citando el apotegma del respeto al derecho ajeno.

“Nosotros no podemos hacer un reconocimiento de ningún tipo a un gobierno que todavía no está legal y legítimamente constituido”, remató.

—¿Solicitaría entonces también respeto del lado del equipo de Biden para que aguarden…? —Creo yo que lo han entendido.

Se explicó: “Hay plazos. Creo que el 8 de diciembre es el día en que el tribunal de allá resuelve, entonces falta poco. Y si hay impugnaciones, existen los poderes judiciales estatales y la Corte, pero entonces pronto se va a saber sobre este asunto”.

Lo incomprensible es que, ya que Biden se animó a dar el primer paso, López Obrador cometiera la descortesía de no tomarle la llamada para decirle, por ejemplo: “Hello, mister Biden.

Lo saludo con gusto, pero espero que usted entienda que mientras no concluya el proceso electoral en su país no puedo felicitarlo porque no debo transgredir mi mandato constitucional de no inmiscuirme en la política interior de otros países.

Apelo a su comprensión, le expreso mi respeto personal. So long, merry Christmas, happy New Year, bye bye bye” (o algo igual de simple, pero atento).

  1. Denuncian a López-Gatell

    Familiares de personas fallecidas a causa de covid-19 comenzaron a presentar ayer ante la Fiscalía General de la República denuncias penales contra el subsecretario Hugo López-Gatell, acusándolo de incompetencia y negligencia en su desempeño como jefe de la estrategia del gobierno federal ante la pandemia

    Continuar leyendo

  2. ¡Deshágase de ellos, Presidente!

    En vez cumplir su obligación y poner en su lugar al subsecretario federal de Salud, la titular de la Función Pública exhumó la más desafortunada y cruel frase del presidente de la República para celebrar, gozosa, la tragedia que ha enlutado cuando menos a 101 mil 500 familias

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad