Con singular premura, el Presidente Andrés Manuel López Obrador abrió aún más el juego de la sucesión, ya no son seis distinguidos morenistas, serán tantos como cartas tiene un mazo de naipe.

Si lleva 31 meses en el Poder y le quedan todavía 39 meses, ¿por qué la premura? ¿por qué tantos? Quizá para evitar prematuras desilusiones, quizá porque, cuando muchos sueñan, se vigilan entre sí, o quizá sólo para enmascarar su decisión.

Fue un mañanero divertimento presidencial, en tono aparentemente juguetón, pero, aunque “la corcholata la escoja pueblo”, como dijo, sólo los cerebros ciegos ignorarán la severa advertencia, “el destapador soy yo”. ¿Alguna objeción?

Cuba, mismo reto de hace 59 años
Es posible que, por el hecho de autodenominarse de izquierda, el Gobierno de la República se sienta obligado a decir o ir más allá de la narrativa usual para enfrentar el reto que Cuba ha sido siempre para México.

Lo ha sido desde el 31 de enero de 1962 el gobierno del Presidente López Mateos, en tormentosa sesión en Punta del Este votó contra expulsar a Cuba de la OEA y fue el único del Continente que no rompió relaciones con La Habana.

Sólo Fox no entendió la relación especialmente equilibrada que hasta los neoliberales gobiernos mexicanos mantuvieron con Cuba. Palacio debe eludir excesos retóricos que anularían la oportunidad de que, en su momento, México acompañe al pueblo cubano una eventual transición.

Bienestar, no confía en Coneval
Naturalmente el Secretario de Bienestar Javier May defiende los programas sociales del Gobierno lopezobradorista como instrumento para reducir la pobreza y que “permitió a muchos sobrevivir la pandemia”.

Pero cuando al hablar del diagnóstico del Coneval sobre los niveles de pobreza, afirma no tener mucha confianza en ellos, lo cual parece más bien eso que en siquiatría llaman “negación”, un mecanismo de autodefensa.

Como sea, May tiene la seguridad de que el gasto de los programas sociales, como el desarrollo se financiará con la austeridad, pero “la idea es que Pemex financie el desarrollo del país”. Imposible resistirse al deja vú.

NOTAS EN REMOLINO
Como bateador emergente llega el senador con licencia Martí Batres a la Secretaría de Gobierno de CDMX, como pieza clave presidencial para recuperar terreno en la capital de la República. Nada nuevo su problema: ¿se reporta a Palacio Nacional o al Palacio del Ayuntamiento?… Si uno no fuera díscolo, podría llegar a pensar que con sus dichos de ayer 12 de julio, el Presidente ya descafeinó el caso de Ildefonso Guajardo… Uno se pregunta cuál es la misión asignada a David Colmenares, auditor superior de la Federación, para que revise cuentas del INSABI y compras de medicamentos. ¿Suspicacias o evidencias?… Es cierto que el designado embajador de Estados Unidos Ken Salazar, como dicen algunos, ha cabildeado para los intereses petroleros norteamericanos, pero lo dudoso es adivinar qué quiere la Casa Blanca. Porque el señor embajador no podrá hacer nada que no le autoricen explícitamente… Veremos si el nuevo titular de Hacienda Rogelio Ramírez de la O actúa como en su momento actuó un viajo exsecretario David Ibarra…