Recobro de este mismo diario, en una edición de hace diez años (24/6/2011), unos aforismos sobre política que quizá no hayan perdido pertinencia:

***

Hay que estar un poco loco para querer gobernar a otros.

***

Dijo el clásico mexicano: “La moral en política es un árbol que da moras o no sirve para nada”.

***

La política es barroca: no tolera el vacío.

***

La política es el arte de parecer orientado en un circo de desorientados.

***

La política es del aquí y el ahora, del cómo y el con quién.

***

El aquí y el ahora de la política no se eligen, están. Se eligen solo el cómo y el con quién. *** No hay la política del mañana sin la política del hoy.

***

La política del mañana es, en realidad, la ruina de la política del hoy.

***

La política, en realidad, no tiene mañana.

***

Es fácil hablar, es difícil hacer. Lo más difícil es hacer sin hablar.

***

El arte de negociar es obtener lo que le importa más a uno a cambio de lo que no le importa.

***

El arte de la política consiste en subirse a los acontecimientos como si dependieran de uno. Lo mismo que el surfista se sube a la ola que el océano le da.

***

En política importa tanto ser como parecer. De hecho, en política ser es parecer.

***

El arte de la política es parecer un personaje indispensable en un mundo de personajes prescindibles.

***

El buen político adivina las intenciones de sus adversarios antes de que éstos las hayan tenido.

***

La política es el arte de la introspección de los otros.

***

En la política, como en el toreo, la plaza se rinde ante las grandes estocadas.

***

La política es una mujer pública: siempre cobra por sus servicios.

***

El político carga el pasado como Eneas a su padre, y ambos huyen de alguna Troya y buscan fundar alguna Roma.