Si para Vidulfo Rosales, representante legal de los padres de Los 43, la diligencia policiaca de Tomás Zerón en el río San Juan fue “irregular”, pero no una “siembra” de pruebas, el peso de la insidia que en tal sentido sembró, aquí sí, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, se cae por sí sola.

Asesor del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, este abogado por la Universidad Autónoma de Guerrero es quien más ha venido acompañando a los deudos en sus demandas, pero no solamente desde el punto de vista jurídico sino físicamente: infaltable en sus recorridos y caminatas dentro y fuera del país, así como en sus encuentros con representantes de las autoridades, organizaciones civiles y personalidades involucradas en el caso Iguala.

En vísperas del segundo aniversario del tumultuario crimen, dice en El asalto… para tv de hoy y mañana que, en todo caso, lo de la “siembra” es lo que suponen algunos (no son abogados) de quienes perdieron a sus hijos.

[email protected]