Incluso antes de su afiliación al PRD, en su etapa universitaria, Claudia Sheinbaum formó un grupo compacto en la facultad de Ciencias de la UNAM que ahora reactivó para construir su proyecto político desde la Jefatura de Gobierno de la CDMX.

Entre sus aliados políticos, en su etapa perredista, Sheinbaum sumó a Carlos Alberto Ulloa Pérez hace dos décadas a su equipo. Y también de aquellas épocas data su nexo con Rigoberto Salgado Vázquez, quien fue delegado en Tláhuac al mismo tiempo que ella gobernaba Tlalpan.

Los Ulloa —originarios de Chiapas— y los Salgado se cuentan entre los clanes políticos que trabajan abiertamente por la candidatura presidencial del 2024 para la jefa de gobierno, quien en el despliegue de su estrategia pronto sumará al alcalde saliente de Tlalnepantla, Raciel Pérez.

En la activación de ese plan también participará el exalcalde de Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo, quien coincide con el mexiquense —además de la vecindad geográfica— con la derrota en el pasado proceso electoral del 6 de junio. Ambos presumen de cercanía y lealtad con Gabriel García y Alejandro Peña, dos de los operadores de la Cuarta Transformación que abiertamente ya trabajan para la causa de la jefa de Gobierno.

Raciel entregaría la alcaldía de Tlalnepantla el último día del 2021 al aliancista Antonio Rodríguez Hurtado, pero ayer adelantó al cabildo su separación al cargo, a partir del próximo 6 de diciembre. Esa precipitada salida —observan en Toluca— obedece más a una acción disuasiva. Y es que la reciente designación de Evelin Osornio como titular del Órgano de Fiscalización, implicaría una primera acción del gobierno estatal —encabezado por el priista Alfredo Del Mazo— contra los ediles morenistas que dejarán sus cargos. Entre los más polémicos, por sus desórdenes financieros, están las alcaldesas salientes de Atizapán, Ruth Olvera y de Naucalpan, Patricia Durán, además de Raciel.

Priistas y morenistas están en pie de lucha por materias presupuestales. El mandatario mexiquense propuso al Legislativo un paquete presupuestario que contempla una deuda de 9,500 millones de pesos, que de acuerdo al diputado Daniel Sibaja, incrementaría la deuda local a 67,675 millones, de los cuales la mitad han sido gestionados por la actual administración.

El edil tlalnepantlense —de acuerdo a esas versiones— tendría cobijo en la CDMX y un escándalo en ciernes.

El relleno sanitario de Tlalnepantla —al que diariamente llegan 1,000 toneladas de desechos de la zona poniente del Valle de México— será concesionado por las autoridades municipales, que dentro de 40 días entregarán el poder.

En cumplimiento con las bases de la licitación, los representantes de las empresas participantes acudieron a Barrientos, donde funcionan esas instalaciones y descubrieron que dos semanas antes, la procuraduría estatal para la protección del medio ambiente había colocado sellos de clausura en el acceso principal.

Además de esa suspensión parcial, está en curso una denuncia presentada por tres de las firmas concursantes por el presunto favoritismo del tesorero local, Ricardo Santos Arreola, a Tandem Ride, firma que actualmente opera el inmueble cuya operación ha sido uno de los principales problemas del cabildo, que a mediados del 2019 revocó el contrato otorgado anteriormente por la alcaldesa priista Denise Ugalde a la empresa Veoila Bajío.

Desde entones, el alcalde morenista propuso convertir esas instalaciones en un centro integral de manejo de residuos sólidos con tecnología de punta que entregaría a una nueva concesionaria. El proyecto requiere 200 millones de pesos y un pago garantizado de 175 pesos por tonelada de basura recibida, pero las ganancias después de 20 años serían cuatro veces más que la inversión inicial.

Efectos secundarios
CONTUNDENCIAS. Menos de 25% de los electores de San Pedro Tlaquepaque regresó a las urnas, para elegir nuevamente al cabildo municipal, luego de que la Sala Superior del Tribunal Electoral anulara los resultados de los comicios del pasado 6 de junio, por la injerencia de la curia católica. Morena decidió postular a Alberto Maldonado y fracasó estrepitosamente. Las malas elecciones tomadas por el delegado nacional morenista, Fabio Castellanos Polanco, está detrás del descalabro. Mientras los resultados preliminares perfilan el triunfo de la emecista Citlalli Amaya, los morenistas lamentan que el hombre fuerte en Jalisco, Carlos Lomelí, haya sido prácticamente separado del proceso siendo el que mejor conoce el partido y a los grupos políticos.