Peña: por primera vez en 30 años


joaquin-lopezdoriga1

Joaquín López-DórigaEn Privado

Demoscópicamente hablando, el candidato es él.  Florestán

Demoscópicamente hablando, el candidato es él.  Florestán

 

La última vez que un presidente del PRI eligió a un sucesor fue en septiembre de 1987, cuando Miguel de la Madrid designó a Carlos Salinas, que en julio de 1988 ganó una discutida elección que lo llevó a hacer una serie de reformas para legitimar su presidencia.

Y le digo que fue el último porque cinco años después Salinas nominó a Luis Donaldo Colosio, cuya candidatura había construido desde su campaña 1987-88, y al que asesinaron el 23 de marzo de 1994, en Lomas Taurinas, Tijuana.

El crimen lo dejó sin candidato porque todos los suyos estaban impedidos por la limitación constitucional de seis meses sin cargo, las elecciones eran el 21 de agosto, y Fidel Velázquez, líder de la CTM, estaba por Pedro Aspe, el secretario de Hacienda. El presidente se reunió con Carlos Castillo Peraza, jefe del PAN, para pedirle que lo acompañara a reducir el plazo de 180 días, a lo que el yucateco se negó diciendo que si el candidato asesinado hubiera sido de su partido, Diego Fernández de Cevallos, él no le estaría pidiendo esa reforma.

Y no le quedaba otra carta que la de Ernesto Zedillo, quien había renunciado a la Secretaría de Educación Pública al día siguiente del destape de Colosio, el 28 de noviembre de 1993, y operó el videodedazo a través de dos gobernadores, Manlio Fabio Beltrones y Rubén Figueroa.

Zedillo, como se comprobaría muy pronto, no era el candidato de Salinas, que sin él no lo hubiera sido, fueron las circunstancias más que su decisión unipersonalísima, que teniendo viva legalmente la carta de Manuel Camacho, comisionado sin sueldo” para la paz y reconciliación de Chiapas, no lo nominó por el choque con Colosio.

En noviembre de 1999, Zedillo, que se inclinaba por Francisco Labastida para la candidatura presidencial, no lo pudo hacer ganar en las elecciones del 2 de julio de 2000, perdiendo el PRI por primera vez, la Presidencia de la República.

Ahora, en los próximos inminentes días, Enrique Peña Nieto tendrá la oportunidad de elegir a un candidato del PRI que pueda ganar la Presidencia por primera vez en 30 años, 1987-2017.

Lo veremos muy pronto, ya.

Por cierto, los dos presidentes panistas que los sucedieron tampoco pudieron colocar a sus candidatos, Vicente Fox a Santiago Creel y Felipe Calderón a Juan Camilo Mouriño, muerto trágicamente.

RETALES

1. ENCUENTRO. El presidente Peña Nieto cenó el domingo en Los Pinos con José Antonio Meade, Miguel Osorio, Aurelio Nuño, José Narro y Eruviel Ávila. Salieron como llegaron, sin pistas;

2. COMIDA. Un día antes, los seis se habían reunido en el bautizo del pequeño Manuel, primogénito del gobernador de Chiapas y de su esposa Anahí; y

3. CERO. Dijo Andrés Manuel López Obrador que en Morena no habrá “dedazo” como en los otros partidos para elegir a su candidato presidencial, que será por encuesta  “demoscópica”. Ajá. En el Auditorio Nacional presentó a Claudia Sheinbaum como su candidata al gobierno capitalino. Ricardo Monreal no asistió.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

[email protected]
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com