Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Partidizando la pandemia

héctor herrera

Héctor Herrera Argüelles

No hay duda de que, en estos tiempos de pandemia, comunicadores y periodistas estamos fallando en comunicar la ciencia y analizar su comportamiento desde una perspectiva crítico constructiva

La ira es un ácido que puede hacer más daño al recipiente en donde se almacena que, en cualquier cosa sobre la que se vierte”: Séneca

No hay duda de que, en estos tiempos de pandemia, comunicadores y periodistas estamos fallando en comunicar la ciencia y analizar su comportamiento desde una perspectiva crítico constructiva sustentada en evidencia. Ha prevalecido el odio desbordado, y la acusación banal más que el análisis de las causas y los orígenes de la sindemia.

Y son investigadores y especialistas de 29 instituciones como el Banco Mundial, el Instituto Nacional de Salud Pública, la UNAM y la CEPAL entre otras, quienes a 365 días de la aparición del SAR COV2 en el planeta, ofrecen una serie de reflexiones sobre el comportamiento del virus y dejan en la mesa un documento que ofrece explicaciones a las causas y las consecuencias tan agresivas que ha provocado el Covid 19 en el país.

El documento se titula: “Reflexiones sobre la respuesta de México ante la pandemia de Covid y sugerencias para enfrentar los próximos años”, y ahí se analizan los factores estructurales; los factores relativos a la capacidad y disposición de la población para cumplir las medidas de mitigación; y se incluyen una serie acciones para enfrentar la pandemia.

En el expediente que consta de 143 páginas y que fue terminado a finales de noviembre del 2020, se conjugan evidencias, juicios informados y se desarrolla un análisis crítico constructivo de cara a la pandemia.

Resulta relevante observar que los especialistas e investigadores reconocen un hecho que puede ayudar a explicar el ambiente de odio y confrontación que se ha generado durante la pandemia, y advierten que, en varios países, el manejo de la sindemia “ha sido utilizado con fines partidistas” y señalan que “los efectos devastadores de la misma han sido empleados para avanzar agendas e intereses culpando al gobierno en turno por las consecuencias de la pandemia”. Aseguran que “México no ha sido la excepción” en donde han proliferado señalamientos y juicios sobre el desempeño del sector salud.

Los especialistas apuntan que “se ha culpado a funcionarios en particular de ser los responsables de los casos y muertes ocurridas” y con ello “se ha generado un ambiente de polarización que ha impedido un diálogo constructivo”.

Señalan que el “ambiente de encono ha impedido una discusión en donde los argumentos sean racionales y objetivos, y, sobre todo, que sean de utilidad para la identificación de acciones que se requieren para el mejor manejo posible de la pandemia”.

Al revisar los factores estructurales, los investigadores subrayan que México tiene serios rezagos acumulados por años, en las condiciones de salud de la población, en la cobertura, infraestructura y recursos del sistema sanitario.

Mencionan que antes del cambio de gobierno, la OCDE consideraba en el año 2018 que “México se encontraba en los últimos lugares en varios de los indicadores clave de desempeño” de los sistemas de salud, es decir el abandono del sistema y de su infraestructura no es la invención de una “mente tortuosa”, sino que es el producto del descuido y la corrupción acumulada durante los últimos 30 años.

Los investigadores señalan que el gasto monetario per capita en salud ha sido el más bajo en el mundo; el número de médicos y enfermeras por cada mil habitantes se encontraba entre los 5 más bajos; y el número de camas de hospital por cada mil habitantes era también el cuarto más bajo de los países de la OCDE.

En suma, al comparar indicadores de salud y desempeño de los sistemas de salud entre los países que pertenecen a la OCDE en el 2018, México se encontraba en la mayoría de los indicadores en el decil más bajo, y en esas condiciones llegó el virus en el 2019.

Estos datos aclaran una faceta de las carencias de infraestructura, recursos humanos calificados y las deficiencias en la calidad hospitalaria en México y explican el escenario que debió enfrentar la actual administración para enfrentar la pandemia.

Sin embargo, siempre será más rentable política y mediáticamente, montar un show sobre una tragedia de carácter planetario que, darle una explicación crítico constructiva, y aún más cuando estamos en medio de un proceso político electoral en el que se enfrentan claramente dos proyectos de nación: el “neoliberal” representado por PRI, PAN y PED que gobernó el país durante los últimos 30 años, y el “nacional progresista” representado por Morena que tiene su más cercano referente en el cardenismo del siglo 20.

Así que hagan sus apuestas. ¿Partidizar una pandemia puede ser rentable? Ya lo veremos el próximo 6 de junio.

De la libreta

  • Un anticomunismo trasnochado encarnado en la legisladora Lily Téllez, lanzó severas críticas contra la vacuna rusa Sputnik sin sustento. Muchos sostenían que era un tema de “Transparencia”. No señores, es un asunto de evidencias de carácter científico. Confunden la gimnasia con la magnesia.
  • Un dato del efecto devastador de la pandemia. Andrés Conesa dio a conocer que Aeroméxico perdió en un solo trimestre, las ganancias de toda una década.
  • Con la pésima gestión de algunos alcaldes de Morena en el Estado de México como es el caso de Naucalpan y Atizapán, ex panistas, por cierto, la oposición tiene amplias posibilidades de recuperarlos.

@HectorHerreraAR

Menú de accesibilidad