Obligado: Del triunfo a la reconciliación

joaquin-lopezdoriga1

Joaquín López-DórigaEn Privado

A lo largo de este proceso vimos y escuchamos de todo. Lo más grave, los 48 aspirantes a un cargo de elección popular borrados de las boletas a tiros por el crimen organizado.


Todos hemos fallado un penal. O muchos.

Florestán.

Con el último minuto de este miércoles habrán terminado las campañas electorales en las que partidos y candidatos nos bombardearon, de acuerdo a datos del especialista Javier Tejado Dondé, con 55 millones de spots, de lo que no hay referente en el mundo, y no lo había en México. Este tsunami fue producto de una reforma electoral de quienes desde el hígado y el rencor, dijeron que así terminarían con la espotización de la política y nos bombardearon con decenas de millones de anuncios.

Hoy, pues, acaba esta etapa de este tortuoso tramo producto de la misma reforma partidista, que nos lleva de una precampaña a una intercampaña a una campaña, a un período de reflexión y, en este caso, a la mayor jornada electoral de que haya registro en México con más de tres mil 500 cargos de elección en juego.

Así pasamos por esas tres estaciones en un proceso que inició el lejano 8 de septiembre y que culminará, tras la jornada del domingo, con la declaración de candidatos electos, incluido el de presidente de la República, que es donde, obviamente, se ha centrado la atención.

A lo largo de este proceso vimos y escuchamos de todo. Lo más grave, los 48 aspirantes a un cargo de elección popular borrados de las boletas a tiros por el crimen organizado.

Y esto debe servir para la obligada reforma que sigue a cada elección, y modificar el sistema de comunicación política, recortar gastos y presupuestos a los partidos obligándolos, además, a un ejercicio de transparencia en el uso de recursos, ya públicos, ya privados y la designación de candidatos.

Con la violencia, el más grave daño de este proceso es la polarización social, familias y amigos enfrentados por el proceso, por lo que la prioridad de quien resulte ganador el domingo y de los que no, será llamar a la reconciliación nacional pero más allá del discurso, con hechos.

¿Cómo vería usted una visita del ganador a sus oponentes…?

Digo, un mensaje claro que abone en la unidad rota por la crispación y la violencia física y verbal.

Una vez con el resultado, la prioridad debe ser la reconciliación nacional.

RETALES

1. ATAQUE.- A Amalia García, secretaria de Trabajo de la Ciudad de México y perredista de toda la vida, le dio esta semana un ataque de memoria: renunció al PRD y anunció su apoyo a Morena por la alianza entre su partido y el PAN para abanderar a Ricardo Anaya. Y digo ataque de memoria porque esa alianza lleva meses;

2. NADA.- Como le adelanté ayer, los gobernadores panistas de Aguascalientes, Durango, Baja California Sur y Querétaro, no se deslindaron de Ricardo Anaya ni se pronunciaron para hacerse del PAN tras el resultado del domingo. Ya vendrán los tiempos; y

3. BARREIRO.- Este caso dará un giro dramático el mes que viene. El primer aviso lo dio ayer la PGR con el informe que le exigió y envió a la Comisión Permanente en el que dice que han asegurado 398 cuentas bancarias y realizado 83 entrevistas a quince imputados. Es decir, el caso sigue y seguirá vivo.

Nos vemos mañana, pero en privado.