Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Mujeres adentro; mujeres afuera

Rafael-Cardona

Rafael CardonaEl Cristalazo

En ese sentido el valladar del Zócalo, no solo limita el movimiento, sino distingue la pertenencia

EL telón de acero, utilizado inteligentemente como mampara para la exposición de los feminicidios, convertido en efímero memorial de las víctimas de la violencia contra las mujeres, sirvió para varias cosas más.

Una; demostrar la inutilidad de una barda para evitar inscripciones en un edificio histórico y simbólico porque se puede “grafitear” con luces y dejar para la posteridad fotográfica la leyenda: “México feminicida” en los venerables balcones y ventanas y la otra, para dejar los campos bien definidos: los de adentro y los de afuera, o mejor dicho, las burócratas comprometidas y las simples ciudadanas.

Por eso la conferencia matutina de ayer comenzó con una pertinente aclaración del Señor Presidente quien quiso dejar muy claras las cuentas y muy espeso el chocolate.

“…como nunca en la historia están participando en la administración pública y en la política las mujeres.

“Nunca una mujer había desempeñado el cargo de secretaria de Gobernación, ahí eran hombres y esa secretaría se caracterizaba, durante el periodo neoliberal y desde antes, desde la época posrevolucionaria, por ser una secretaría encargada de la represión, eso era Gobernación; ahora, esa secretaría está a cargo de una mujer.

“Lo mismo, por primera vez una mujer es secretaria de Seguridad Pública y, como consta, la mitad del gabinete son mujeres, tampoco nunca esto había sucedido, no se había visto en México”.

A estas alturas ya no es importante si la Secretetaría de Gobernación, pieza mayor en el tablero del ajedrez presidencial y el chocolate o el atole espesos, se ha quejado de menosprecio y ninguneo en el Gabinete de Seguridad o si Rosa Isela está o no habilitada (en el sentido militar) para el cargo más allá de la obediencia ilimitada.

Eso ya no importa. Lo notable es la reacción ante las protestas de afuera –en todo el país–, y el perdurable disimulo de todas las mujeres presentes ayer en la conferencia en la cual se anunció el rimbombante encuentro de las “Mujeres al centro de la transformación”, lo cual equivale a confiscar para el oficialismo una fecha mediante un apabullante despliegue de medios. Fue una adjudicación, pero también una separación.

En ese sentido el valladar del Zócalo, no solo limita el movimiento, sino distingue la pertenencia.

Mujeres importantes, las de adentro, las corrreligionarias, las empleadas del gobierno, las servidoras de la Nación; las secretarías, las subsecretarias, las militantes de la Transformación, a quienes el líder presenta y exhibe como prueba de su feminismo de provecho quincenal; las seguidoras de Leona Vicario. Las demás, revoltosas al servicio de la reacción adversaria.

Las de adentro fueron éticamente elevadas; las de afuera, mortalmente derrotadas.

Se acordó que a las 12:00 en la Secretaría de Gobernación se va a llevar a cabo un foro para que todas tengan la posibilidad de expresarse y el gobierno de la República va a transmitir este encuentro por todas las redes sociales, y se les va a pedir también a los canales vinculados con el Estado, al canal 11, al 14, al 22, que transmitan en vivo este encuentro, porque son muchas cosas que se tiene que decir y no nos alcanza aquí en el tiempo de la mañanera para que se sepa qué estamos haciendo en protección a las mujeres, en contra del feminicidio, en contra de las violaciones, en contra de la violencia de las mujeres; pero también que estamos haciendo en lo educativo, en la salud, en todo lo relacionado con el bienestar.

Entonces, ahora están contra nosotros, pero debe de quedar muy claro que nosotros estamos a favor de la igualdad de las mujeres, a favor de que se garanticen sus derechos de todas las mujeres de México. No estamos en contra de las mujeres ni del movimiento feminista, estamos en contra del autoritarismo, de la manipulación, de la hipocresía y desde luego de la corrupción, de las injusticias. Por eso tenía interés en hablar del tema.

Pero también hay algo que es importante: nuestro gobierno no va a desatar nunca la represión, nunca se va a reprimir al pueblo de México, no se va a usar nunca la policía ni el ejército para reprimir al pueblo.

Somos distintos a los conservadores, que ahora se disfrazan de feministas y se molestan porque se puso una valla para evitar la violencia, para que no haya actos de violencia y no queremos que se lastime, se dañe a nadie, no queremos heridos, no queremos que nadie se afecte, tenemos que cuidar a las mujeres.

Menú de accesibilidad