Masacres IV: las guerras de Zacatecas

hector-aguilar1

Héctor Aguilar CamínDía con día

Las últimas cifras que recuerdo de ese proceso son de Eduardo Guerrero: en 1980 había en México un cártel y medio (Sinaloa y el Golfo), en un estado de razonable convivencia narca

En la madrugada del 22 de junio aparecieron colgados en el puente Arroyo de las Sirenas, de Zacatecas, los cuerpos de dos policías del vecino estado de San Luis.

En la misma madrugada, vecinos de la colonia Las Flores reportaron disparos en una casa. La policía encontró en la casa a cuatro mujeres y un hombre acribillados y a cinco niñas ilesas que habían presenciado la masacre. Dos días después, un tiroteo entre bandas dejó 14 muertos en Valparaíso, Zacatecas.

Héctor de Mauleón refirió en una de las columnas que he citado aquí la funesta combinación de guerras entre bandas que explica la cuota de sangre de Zacatecas. Es una expresión local de la fragmentación de las bandas que dejó como herencia la estrategia de descabezar y fragmentar a los cárteles para volverlos controlables.

Las últimas cifras que recuerdo de ese proceso son de Eduardo Guerrero: en 1980 había en México un cártel y medio (Sinaloa y el Golfo), en un estado de razonable convivencia narca.

Hoy tenemos dos cárteles grandes en guerra mortal (Sinaloa y Jalisco Nueva Generación) más 280 bandas locales. La fragmentación de los cárteles lejos de producir bandas controlables expandió y agudizó la violencia incontrolable entre ellas La cuota de sangre de Zacatecas se debe a la guerra entre bandas menores y mayores que se disputan ese estado, “punto nodal para el paso de la droga al norte”, dice De Mauleón, y “epicentro de una guerra sangrienta” entre el Cártel del Golfo, el Cártel Jalisco Nueva Generación, el Cártel del Noreste, el Cártel del Pacífico“ y “un remanente de ‘Los Zetas’ conocido como ‘Los Talibanes’ —debido a sus métodos de decapitación”. Zacatecas registra el mayor número de homicidios por crimen organizado que hay en la República, y está en los primeros lugares en secuestro y extorsión.

La guerra no resuelta entre bandas rivales explica la intensidad y la continuidad de la matanza. Escribe De Mauleón: “Talibanes’ contra el Cártel del Noreste. Cártel del Noreste contra el Cártel del Golfo y el Cártel Jalisco. El Cártel Jalisco contra el Cártel del Golfo… una orgía de sangre que se repite una y otra vez”.

Menú de accesibilidad