Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

La 4T pasó al banquillo y no salió bien librada

Lourdes MendozaEn la mira

Lourdes Mendoza Peñaloza revela que en 487 auditorías realizadas por la ASF, los gobiernos de Morena concentran el 70% de las irregularidades

¿Cómo leer 487 informes de auditoría sin sucumbir en el intento?

La ASF, dirigida por David Colmenares, por fin pudo emitir la segunda entrega de los informes de la revisión de la Cuenta Pública 2019, más bien la primera porque el Covid-19 le impidió hacer lo propio en junio de 2020.

En esta segunda evaluación del primer año de gestión de gobierno se publicaron 487 de los 1287 informes de auditoría programados, dejando en suspenso los principales programas y proyectos faraónicos, que se tendrán que informar a más tardar el 20 de febrero de 2021.

Por mientras, y sin Dos Bocas, el Tren Maya o Santa Lucía, la 4T ha pasado al banquillo y no salió bien librada. Existe el morbo por saber qué nueva maroma, pirueta o genuflexión harán los que no roban, no mienten y no traicionan, para explicar los daños y perjuicios contra la Hacienda Pública Federal en cuanto a opacidad se trata; aquí el Top 5 de instituciones y políticos que causaron los mayores daños o perjuicios a la Hacienda Pública Federal, que la ASF no puede mencionar por nombre.

No se salva ninguno o ¡danza con oros!

Según la ASF, en las 487 auditorías existen 31,900 mdp de observaciones, de los cuales los gobiernos de Morena concentran el 70% de las irregularidades ¡quihúboles! Por cierto, déjenme decirles que los informes de auditoría se presentan con un sinnúmero de claves y acrónimos dignos de ser emulados por agencias de inteligencia como la CIA o el FBI, pero si lo ponemos en español se puede ver cómo se distribuye el botín, perdón los daños y perjuicios, por los actores políticos que detentan el poder y las chequeras, aunque algunos digan que, las escaleras se barren de arriba para abajo, o que ellos son diferentes o que sólo robaron poquito o ¿cómo era?

Ahorros para destinarlos al sector salud ¿para qué?

Cada mañana escuchamos la cantaleta de que las extinciones de fondos, fideicomisos, programas e incluso venta de inmuebles y aviones se han canalizado y se seguirán canalizando al sector salud, peeeeero los desvíos más cuantiosos hasta ahora están en –redoble de tambores, inhale y exhalé y échese dos fuertes de un jalón para seguir leyendo–, en el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud y el Programa de Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Población sin Seguridad Social Laboral. Tan sólo en las auditorías 167-DS, 169-DS, 556-DS-GF, 568-DS-GF, 621-DS-GF, 631-DS-GF, 1288-DS-GF, 1296-DS-GF y 1393-DS, se concentran daños por 14,316 mdp. ¿Qué será en 2020 en plena Pandemia con los zafarranchos de Zoé Robledo, Ramírez Pineda, Juan Antonio Ferrer, López-Gatell y “el aviador” Alcocer?

Intentando descifrar el rompecabezas de los informes de la ASF

Dentro del galimatías que traen consigo los informes de auditoría, que no se redactan para ser amenos, hay que distinguir entre peras y manzanas, por aquello de que los actores políticos seguramente saldrán a decir que van a aclarar las cifras y que no pasó nada.

Por ley, la ASF maneja diferentes “promociones de acciones”, las más leves son las Recomendaciones y Solicitudes de Aclaración que implican mejorar un proceso o justificar alguna cifra; y las menos benignas son el Ejercicio de la Facultad de Comprobación Fiscal (PEFCF), la Promoción de Responsabilidades Administrativas Sancionatorias (PRAS) y el Pliego de Observaciones (PO) con los que se investigan evasiones fiscales, se imputan responsabilidades, daños y perjuicios.

En el caso de las auditorías con mayores importes observados al Top 5, hay 8 PEFCF, 186 PRAS y 82 PO. Y no bastará con despotricar por las mañanas, sino devolver al pueblo lo robado, sin robarle como denunció Jaime Cárdenas antes de renunciar y preparase para defenderse jurídicamente.

¿O será que la ASF saldrá con que todo eran aclaraciones?

Las auditorías que faltan

Aún falta mucho camino para que la ASF termine la revisión de 2019 con 800 auditorías en proceso, entre ellas hay 7 para el emblemático Tren Maya en las que destaca la 1384-DE al desempeño del proyecto del Tren, así como la auditoría 1394-DE acerca de la Suspensión y Cierre del Proyecto del NAIM.

Si bien son dos entes distintos, la ASF tendrá que hacer un encuadre de ideas y conclusiones si no quiere perder toda credibilidad, pues déjenme decirles que –se sugiere otro fuerte, ya en modo cruzadito–, el argumento principal para dar por terminados los trabajos en Texcoco fue que se había incumplido con el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018, de EPN.

Luego entonces esa cantaletita de que “yo prefiero el lago” por medio de la famosa consulta “patito”, fue puro bluff, pues de acuerdo con palabras del propio Jiménez Espriú NO encontraron evidencia alguna de corrupción.

Saquen botanas (de esas qué odia López-Gatell) palomitas, papitas, chicharrones o cacahuates y otro cruzadito o mejor que sean dos.

Pues existe ooooootro pequeño gran detallito en la 4T, y es que el Tren Maya ¡no me lo van a creer! tampoco se apega al PND 2019-2024 de AMLO ¡así de fuerte! Dicho plan obligaba a construirlo mediante el esquema de Asociación Público Privada, pero ante la falta de rentabilidad de la mayor parte de los tramos no hubo NINGÚN inversionista valiente que le quisiera entrar. Y para evitarle un coraje a “ya saben quién”, la SHCP ha transferido recursos fiscales de donde se ha podido para afrontar el enorme costo de su realización, presumiendo que hubo mucho interés en el proyecto

¿Podrá la ASF justificar el cierre de uno y la continuación del otro?

 

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero.

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Menú de accesibilidad