Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Los niños COVID 

victor-mendoza1

Víctor Mendoza LambertEl Serrucho

Los pequeños han resultado los más vulnerables al COVID-19 por el encierro familiar y porque en ellos muchas veces se descarga la frustración y el malestar de los padres por la situación que se vive

Es muy común decir que a los niños no les sucede nada con el COVID o que son muy pocos los que pueden sufrir alguna alteración o daño con este virus.

También suponemos que los pequeños están felices de estar en casa o muchos de ellos por fin lograron su sueño, me refiero a no ir a la escuela.

Todo esto que les comento es para identificar qué tan equivocados estamos, es quizá el error más grande que podamos imaginar, pues de algo podemos estar seguros, es poca la preocupación de autoridades como de los mismos padres de familia en torno a los niños.

Estamos temerosos de los contagios, de la situación económica, de la baja productividad de los negocios y trabajos en general, y sin embargo no pensamos en los niños, en esos pequeños que siguen confinados en sus casas y que hoy día no pueden ni siquiera entrar a un supermercado acompañando a la mamá o papá.

Suman 28 millones de esos pequeños en nuestro país que no van a una escuela hace 10 meses, entre los niños de 6 a 11 años un 45 por ciento de ellos dicen sentirse aburridos, otro porcentaje similar habla de enojo y estrés.

Los pequeños han resultado los más vulnerables al COVID-19 por el encierro familiar y porque en ellos muchas veces se descarga la frustración y el malestar de los padres por la situación que se vive, algunos sin trabajo, otros a punto de perderlo y los que tienen un pequeño negocio simplemente sin ventas.

El punto más delicado se puede encontrar en el incremento de abusos sexuales que se cometen contra niños y niñas en su propio hogar, pareciera algo exagerado, pero déjeme decirles que sucede y lamentablemente con cierta frecuencia.

No puede dejar pasar el tema de los recursos públicos para los pequeños, se ha visto una reducción importante de los recursos que anteriormente se destinaban a la salud infantil entre ellos al tratamiento de cáncer y vacunas para la tuberculosis, de repente algo sucedió que los niños mueren sin la atención debida.

Tenemos que recordar la desaparición de las estancias infantiles, excelente programa que lo quitaron por supuestamente existir corrupción en ellos, nunca se demostró nada y el nuevo formato se convirtió en una dádiva para algunos padres que han olvidado para qué era ese apoyo.

Ya veremos qué sucede el próximo año que lo tenemos en puerta, algunos países ven con optimismo el regreso a las aulas, aquí por lo pronto hablan de algunos meses más confinados y también hablan de seguir con las clases a distancia que acá entre nos y por más esfuerzos de los maestros y padres de familia hagan, la gran mayoría de los niños siguen sin aprender, algunos enfadados, otros frustrados, algunos más muy dañados.

Todo esto nos lleva a ver con tristeza y pena a los niños COVID o, para ser más drásticos, la “generación perdida“.

De ida

El miedo al contagio del Covid por autoridades de todos niveles y de todos colores es extremo. Le temen a lo que es llamado semáforo rojo, saben que ese color detiene actividades de las que muchos mexicanos reciben su ingreso para la subsistencia familiar.

Lo que no acaban de ver es la enorme mortalidad que se está dando y que seguirá durante muchos meses más por no tener la capacidad de declarar un paro total a esas actividades no esenciales, es momento de fajarse los pantalones y entender que sin vida no habrá absolutamente nada.

Es cierto, mucha gente prefiere morir de covid que de hambre, pero también es cierto que tanto autoridades como ciudadanos no hemos hecho la tarea, la pregunta es… ¿tendrá que ver algo el tema electoral que se avecina en México? Solo es una pregunta más.

De vuelta 

Y para que vean que los berrinches van de la mano de la política y los políticos, lo tenemos en el tema del Memorial que se hizo para recordar la tragedia de Bavispe Sonora donde miembros de tres familias fueron sacrificadas a manos del crimen organizado.

Resulta que para la autoridad federal solo fueron dos familias me refiero a los Langford Miller y los Jhonson. Solo ellos, pues el nombre de la familia LeBarón no se ve en esa larga listas de mujeres y niños asesinados. Y no se ve por una sola razón, ellos, esa familia sigue pidiendo justicia y sigue pidiendo que la autoridad haga su trabajo y por lo mismo los dejaron fuera, de ese tamaño el berrinche.

Ahora nos preguntamos, será que se realice un Memorial por todas las víctimas del crimen organizado y que muchos gobiernos han fracasado para combatirlo en el país. De ser así, deberán  aparecer en cada esquina de cada ciudad de este país. Así qué homenaje solo a algunos, los demás no están en la lista de las desgracias.

Aserrín

Vienen los días inevitables de reunirse con la familia, quizá con algunos amigos, solo te recuerdo que hoy día, los hospitales de México y de Hermosillo están llenos, también te recuerdo que los médicos, enfermeras y todo el personal que atiende Covid están cansados. Así que cuídate, pues de no será así, se puede comenzar un año muy mal y se trata de estar mejor…

Victor Mendoza Lambert, director de Grupo Entre Todos.

Correo: [email protected]

Twitter: @Victor MendozaL

Facebook: Victor Mendoza Lambert

Menú de accesibilidad