El futbol es una montaña rusa, donde cuando menos lo esperas puedes convertirte en héroe o bien, ser señalado, cuando en teoría tendrías que ser la revelación de un equipo. Lo que vive Hirving Lozano en el Napoli no es normal, no obstante, hay algunas otras experiencias de mexicanos en el extranjero que resultan inexplicables.

El pasado cercano nos lleva a Javier Hernández en Manchester United y David Moyes, entrenador que no confiaba para nada en el mexicano y que lo metía a cuentagotas con los Red Devils. Por si fuera poco, años después, volvió a encontrárselo en el West Ham y el mexicano mejor optó por irse a Sevilla. La primera aventura de un mexicano en el futbol inglés nos lleva al 2006, el Bolton había contratado al goleador histórico del TRI, a pesar de que el mexicano respondió con goles en sus primeras oportunidades, su técnico Sam Allardyce, prefería darle la titularidad a Kevin Davies, futbolista con menos calidad, solo que tenía un punto a favor, era inglés.

Otro de los casos más extraños del futbol, donde prefieren a un delantero de otra nacionalidad, por encima de un atacante mexicano, se dio en Londres, el Arsenal, experto en comprar promesas, se hizo de los servicios de Carlos Vela, a la par, y a pesar de que parecía menos virtuoso, Arsene Wenger decidió darle más minutos y buscar consolidar al danés Nicklas Bendtner. Recientemente el propio Wenger ha señalado que Carlos Vela era un “gran talento” y lamentó no haber podido consolidar al mexicano que en esos tiempos era un tanto “comodino”.

Foto de Napoli.

La nueva novela pone a escena a Hirving Lozano, Gattuso lo tacha de “apático”, el mexicano tristemente en su primera -y apunta a ser la única-temporada no ha podido destacar con el Napoli. Cuando su representante Mino Raiola decidió llevarlo a Nápoles, el ambiente era otro, Ancelotti, estratega italiano que se había enamorado del Chucky precisamente un día como hoy pero de 2018 (triunfo ante Alemania), se mostraba asombrado por el desequilibrio, la garra y el descaro del mexicano, por ello no dudó en ficharlo para Napoli.

La historia la conocemos todos, a principios de esta temporada el dueño del equipo napolitano, Aurelio De Laurentiis, tuvo diferencias con el plantel, Ancelotti los defendió y ahí el matrimonio ideal para Lozano se derrumbó. A ciencia cierta no hay nada comprobado, cuando a Gattuso se le cuestiona por Lozano, sentencia que no es nada personal, no obstante, los 63 minutos en 11 partidos, ser la quinta opción de cambio ofensivo del Nápoles y estar literalmente borrado del club solo indican una cosa: Lozano debe salir del Napoli, no hay manera de convencer a su técnico de lo contrario.

Decía lo de la montaña rusa porque de manera inesperada, Hirving Lozano irrumpió en el panorama internacional un 17 de junio de 2018, ahí, mientras Ancelotti meditaba sus ofertas de trabajo, ya tenía en mente al mexicano, 2 años después, tristemente, Lozano ha firmado su primer fracaso en su carrera profesional, en Nápoles, sin Ancelotti, con un Gattuso que está disfrazado del Sam Allardyce de Borgetti, del David Moyes de CH14. LO DEL CHUCKY NO ES NUEVO. Sólo depende de Lozano salir de este tobogán que afortunadamente y gracias al Mercado de transferencias, parece tener luz al final del túnel. Ya casi termina tu pesadilla Chucky.

Foto: Napoli.

HASTA LA PRÓXIMA

HASTA LA PRÓXIMA

TWITTER: @JLUIS_CUEVAS

INSTAGRAM: @Pintor_Cuevas

FACEBOOK: EL PINTOR