Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

La pandemia afloja a la Fed

enrique-campos1

Enrique CamposLa Gran Depresión

Al final, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), decidió ser menos estricta con su meta inflacionaria

Es mucho más probable pensar que fue producto de la pandemia que resultado de las presiones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pero al final, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), decidió ser menos estricta con su meta inflacionaria.

Este es un cambio importante en la visión del banco central de Estados Unidos. Aquel 2% de inflación anual que se mantenía como una meta inamovible, ahora se convierte en un registro que se puede acomodar a las circunstancias de la economía.

Hoy, lo más importante para la Fed es influir desde su política monetaria en la recuperación de la economía. Y es que hay que recordar que este instituto tiene la doble misión de mantener la inflación controlada, pero al mismo tiempo buscar el pleno empleo.

La recesión causada por la pandemia y las consecuencias de largo aliento que esta calamidad traerá a no pocas cadenas productivas estadounidenses hace que la Fed de la impresión que le está dando el gusto a Trump en plena campaña electoral.

Cuántas veces se quejaba el republicano que el banco central, en un intento de evitar un poco más de inflación, prefería mantener tasas de interés altas, antes que fomentar el crecimiento.

Por supuesto que todo eso fue antes de que la Covid-19 convirtiera a Estados Unidos en el país con más infectados y más muertos por el virus SARS-CoV-2.

Durante muchos años, en ese mandato dual del banco central estadounidense, el Comité de Mercado Abierto se había inclinado con más notoriedad hacia controlar las presiones inflacionarias que a procurar el crecimiento.

Había la certeza de que las políticas fiscales eran más que suficientes para hacerse cargo de la recuperación del crecimiento. Pero eso se acabó de golpe en el 2008 cuando aquella crisis, desatada en el seno de los propios mercados financieros, liquidó el margen de maniobra fiscal del gobierno estadounidense.

Y entonces la Fed implementó, no sólo las tasas en cero, sino medidas extraordinarias e inauditas como el Quantitative Easing que inundó el mundo de dólares. Pero nunca dejó de estar atento a la meta inflacionaria de 2 por ciento.

Tan es así que las tasas pasaron de 0.25% en octubre del 2015 a 2.5% en diciembre del 2018 básicamente por las presiones inflacionarias. Hoy están de vuelta en el cero y justamente lo que cambia es esa línea discursiva de que se acabó el disparo en automático de los incrementos en las tasas de interés.

No significa que cierran los ojos ante posibles presiones inflacionarias que rebasen esos niveles, sino que ahora se fijarán en los promedios y no en los datos aislados.

No es tampoco el anuncio de que ahora la Fed tiene equipo nuclear para reactivar la economía, porque realmente no hay más instrumentos nuevos, además de los ya estrenados en las últimas crisis.

Pero como sea, es una señal que los mercados interpretan como una flexibilidad positiva del banco central para enfrentar la peor recesión económica desde la Gran Depresión.

En aras del pleno empleo

  • 0.25% es el nivel máximo de la tasa de interés de referencia estadounidense.
  • -0.75% es la tasa de interés real en Estados Unidos.

Doble mandato

Durante muchos años, en ese mandato dual del banco central estadounidense, el Comité de Mercado Abierto se había inclinado con más notoriedad hacia controlar las presiones inflacionarias que a procurar el crecimiento.

  1. Viene una reforma fiscal y el subgobernador lo sabe

    Cuando usted lea que un Subgobernador del Banco de México recomienda al gobierno federal una reforma fiscal para tener un Estado fuerte que pueda ser un buen proveedor de bienes, no crea que el banco central se convirtió en un repentino promotor del estatismo que, desde sus responsabilidades monetarias, se mete en los asuntos fiscales del gobierno

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad