El fin de semana el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador en carrera contrarreloj por la transformación y su revolución de conciencias dejó al gabinete romper la regla de 80 años de neutralidad militar en política electoral.

Al repasar el rol activo asignado a los militares en este sexenio en tareas propias de funcionarios civiles, uno se pregunta si en las prisas y ansiedades olvidaron ya el decreto de 1940 que eliminó al sector militar del Partido Oficial.

Para quien esto escribe no es tema la intachable lealtad militar a las instituciones de la República. Es que el presidente titubea sobre el rol militar en el 2024.  ¿Protagonistas de la elección, testigos o, como siempre, los históricos y leales garantes de la institucionalidad republicana?

¿Cuál PRI votará la reforma eléctrica?

Recuperados de temporales desvaríos, los partidos de la alianza opositora parecen haber reencontrado el rumbo perdido en la senda de tentaciones sembradas desde el poder y dicen estar unidos contra la iniciativa presidencial de reforma eléctrica.

Todos voltean a ver al PRI, pues mientras el presidente del CEN Alejandro asegura que votarán unidos en el pleno de la Cámara de Diputados, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Rubén Moreira declara que “los diputados votarán en conciencia”.

Si los diputados priistas oyen al CEN, ya valió la reforma eléctrica; pero, si, como declaró el priista Moreira, sus diputados “votan en conciencia”, la alianza opositora, otra vez, valdrá lo que se unta al queso. Tiempo de definiciones, pero también de traiciones.

Discutamos la soberanía nacional

La soberanía nacional, me decía un viejísimo amigo, ya no es lo que creíamos durante el siglo pasado, la modificaron las docenas de tratados, de acuerdos comerciales firmados durante más de 30 años.

Dijo la Suprema Corte que los tratados internacionales suscritos por México, aunque sean decisiones en el extranjero, obligan a su cumplimiento. Más coloquialmente, las puras obligaciones del Tratado Comercial con Estados Unidos y Canadá diluyen la soberanía.

Quizá mejor redefinimos soberanía, al menos mientras aceptamos agentes aduanales extranjeros que pre autorizan exportaciones, o inspectores agrícolas que recorren granjas aguacateras, o enviados sindicales extranjeros nos digan qué elecciones sindicales valen.

Notas en remolino

La Suprema Corte ha rescatado a cientos —¿o serán miles?— de servidores públicos secuestrados por la 4T. Si renunciaban no podían trabajar en la IP durante 10 años. Se acabó… Precisión pertinente. Aquí se llamó “portero suplente” al titular de Gobernación Adán Augusto López, no “precandidato”. Ah, la semántica, tan traicionera… Falta que nos salgan con que el “licenciado” Félix Salgado Macedonio habló de reelección presidencial como una “travesura semántica”. No, porque él no es tan complicado… Alguien recuerde al presidente que además de las lides de política y de politiquería hay tareas administrativas. Entre ellas están acuerdos con su titular de Hacienda. Un acuerdo hubiera evitado el papelón de la “chimoltrufia” en lo de subsidios a gasolinas en la frontera… Sobre esta hoguera de vanidades, dijo Bernard Bailey: “cuando descubran el centro del universo, muchos se desilusionarán al ver que no están en él”…