Improbable duelo de tres fajadores


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Lo mejor será que AMLO le baje a la confrontación y recuerde que prometió "paz y reconciliación" que debiera aplicar también "de arriba para abajo"

Tanto va el cántaro al agua con las afirmaciones infamantes del presidente Andrés Manuel López Obrador, que dos de sus predecesores lo emplazan a demostrar las acusaciones que viene formulándoles.

Ayer, en una más de sus innecesarias y resbaladizas conferencias de prensa, aventuró: “… se llegó a que una empresa de estas que le venden energía eléctrica a la Comisión Federal de Electricidad contrató a un ex presidente como miembro de su Consejo de Administración; un Presidente de la República que pasa a ser, cuando termina, consejero de una empresa extranjera…”.

El aludido es Felipe Calderón, quien con Joaquín López-Dóriga (Radio Fórmula) y por Twitter negó haber “incurrido en tráfico de influencias, conflicto de interés, y mucho menos en actos de corrupción…”.

Al quite le entró el ex presidente Vicente Fox, lo cual es notable, porque ambos quedaron distanciados desde que, como secretario de Energía, Calderón se salió del huacal para impulsar su candidatura presidencial contra la de Santiago Creel (preferido por Fox). Hoy se reencuentran en una explicable convergencia: los señalamientos de corrupción que les viene sorrajando AMLO (el guanajuatense carga la indignación de haber sido ligado al robo de combustibles y tuvo que recordar que en su gobierno ni siquiera se hablaba del huachicol).

Calderón tuiteó: “Categóricamente rechazo que en mi relación con empresas globales haya incurrido en tráfico de influencias, conflicto de interés, y mucho menos en actos de corrupción. Quien afirma está obligado a probar y no hay derecho a calumniar a personas o empresas sin fundamento. La ley prohíbe aceptar cargos durante un año posterior al término del ejercicio del servidor público. Independientemente de que Avangrid no tiene actividades en México, mi pertenencia a su consejo tuvo lugar entre 2016 y 2018, 4 años después de haber concluido el cargo”.

Fox escribió: “Somos ya varios que lo hemos retado y exigido que deje de calumniar. Pero para engañar a sus seguidores, sigue actuando con gran deshonestidad. Ciertamente @lopezobrador no tiene cómo aclarar su deshonestidad personal. La mañanera me parece el mejor lugar para el debate y las aclaraciones. @FelipeCalderon tiene ese derecho. El mesianismo, el populismo, el autoritarismo, el tlatoanismo y la demagogia siempre acaban mal. Donde hay un ejemplo que demuestre lo contrario. La democracia, la libertad, la economía de mercado, la justicia, siempre acaban bien”.

Es de esperar que el Presidente no recoja el guante del desafío de los ex presidentes (ex correligionarios y ex panistas), cuyo desgreñe trae a la memoria el duelo en el cementerio de El bueno, el malo y el feo.

Lo mejor será que AMLO le baje a la confrontación y recuerde que prometió al país una “paz y reconciliación” que, como para terminar con la corrupción, debiera aplicar también “de arriba para abajo…”.