Una comisión del senado brasileño aprobó un extenso informe sobre el covid-19 en Brasil y lo ha llevado al pleno con la recomendación de iniciar un juicio político contra el presidente Bolsonaro por “crímenes contra la humanidad”, debido a su manejo de la pandemia.

Hasta finales de marzo de 2021, fecha de cierre del informe, la pandemia había dejado 606 mil muertos en Brasil, 120 mil de los cuales hubieran podido evitarse, según el informe, con una conducción menos irresponsable que la de Bolsonaro.

Junto con Bolsonaro, el informe responsabiliza a 77 personas, incluyendo ministros, ex ministros, tres hijos del mandatario y dos empresas. La comisión senatorial tiene 11 miembros, siete de los cuales votaron a favor del informe y por enjuiciar al presidente brasileño.

La comisión pidió también suspender el acceso de Bolsonaro a sus cuentas de redes sociales por haberlas usado para difundir información falsa sobre el covid, induciendo conductas erráticas en la sociedad.

“Desde el inicio de la emergencia sanitaria”, dice el reporte, “Bolsonaro minimizó la pandemia, defendió medicamentos sin eficacia, como la hidroxicloroquina, y levantó dudas sobre la eficacia de las vacunas” (Animal Político: ver aquí).

El conjunto de la política desplegada por el mandatario fue calificada por los senadores como una “estrategia macabra” que incluyó una torpe política de vacunación y la posible compra fraudulenta de la vacuna india Covaxin, que Bolsonaro se negó a investigar pese a una instrucción judicial al respecto.

“Si se hubieran aplicado sistemáticamente medidas no farmacológicas”, dice el informe, “se podrían haber reducido los niveles de transmisión de covid-19 en aproximadamente 40 por ciento, lo que significa que se podrían haber salvado 120 mil vidas para finales de marzo de 2021”.

Los senadores sostienen que “el gobierno federal fue omiso y optó por actuar de manera no técnica e imprudente para afrontar la pandemia del nuevo coronavirus, exponiendo deliberadamente a la población a un riesgo concreto de infección masiva”.

Otros delitos que se le imputan al mandatario son: “epidemia con resultado de muerte, violación de medidas sanitarias preventivas, charlatanismo, incitación al delito, falsificación de documentos, uso irregular de subvenciones, prevaricación y dos cargos tipificados como crímenes de responsabilidad” (El País: ver aquí).