Gobernar con el autoengaño


enrique-campos1

Enrique CamposLa Gran Depresión

Cuando lleguen los primeros efectos negativos de la turbulencia financiera que ha provocado el gobierno interno, por ejemplo, en un mayor presupuesto para el pago de la deuda pública, mayor inflación o menor crecimiento, será cuando buscarán culpables entre sus enemigos favoritos.

Cuando lleguen los primeros efectos negativos de la turbulencia financiera que ha provocado el gobierno interno, por ejemplo, en un mayor presupuesto para el pago de la deuda pública, mayor inflación o menor crecimiento, será cuando buscarán culpables entre sus enemigos favoritos.

No será por ignorancia, sino por mantener un discurso que, aunque saben falso, les resulta conveniente para mantener altos niveles de conflicto.

No hay duda de que desde la cabeza hasta el último de los futuros funcionarios públicos o legisladores de este país tenían claro que, aunque no les gustara, mantener la construcción del aeropuerto en Texcoco era lo más conveniente.

Pero el autoengaño se ha convertido en la manera de llevar las cosas. Y quizá, más que una obsesión enfermiza de mitomanía, son los dogmas los que llevan a dejar de lado la realidad, para defender argumentos falaces.

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador acaba de declarar algo que puede poner en contexto todo lo que ha ocurrido en estas últimas semanas.

Aseguró que se perdonará toda la corrupción cometida antes del 1 de diciembre porque dice que no alcanzarían las cárceles para meter a tanto corrupto. Bajo esta premisa y si están tan convencidos de que la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México es un nido de malas prácticas, les resulta más fácil tirar a la basura un avance de casi 40% de una obra multimillonaria que limpiarla de una supuesta corrupción que no van a castigar.

Este grave error provocó una reacción virulenta en los mercados, con la depreciación del peso frente al dólar como el daño más evidente ante la opinión pública, pero no el único. Subieron ya las tasas de interés y las acciones bursátiles muestran niveles que suelen anticipar una recesión.

Pero el autoengaño alcanza también la disputa interna. Es público el pleito entre Ricardo Monreal y Yeidckol Polevnsky, y la dirigente de Morena encontró en la impresentable iniciativa de este senador de eliminar las comisiones bancarias un pretexto perfecto para explicar la turbulencia financiera y no la cancelación del aeropuerto.

La idea es traspasar esa carga negativa que hoy les pesa tanto en la parte financiera a Monreal. Saben que es falso, pero lo van a repetir hasta el cansancio.

Pero también esa propuesta de los senadores tiene una alta carga de mentiras que se quieren repetir hasta taladrarlo en la mente de sus seguidores. Saben de la necesidad de un sistema bancario sólido para impulsar el crecimiento que quieren, pero se autoengañan presentado a los banqueros como los enemigos del pueblo.

Y cuando hablan de su propuesta legislativa para eliminar el cobro de comisiones bancarias, no dicen que la información en la que se basaron para semejante barbaridad es falsa. Y lo saben muy bien, pero se mentirán a ellos mismos para mantener una bandera que los posicione entre esa clientela política que ya quedó claro que es fácilmente manipulable.

Cuando logren engendrar ese discurso y pretendan seguirse con el control de libertades y de precios en el sector bancario y otros sectores, y todo esto tenga consecuencias negativas en el crecimiento del país, voltearán a ver a esas mismas industrias para acusarlas de entorpecer deliberadamente la cuarta transformación.

  1. Recorte petrolero, derrota para Donald Trump

    Un acuerdo entre los productores de petróleo para recortar el bombeo e impulsar los precios no debe ser visto hoy solamente como una victoria de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), sino como una derrota para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

    Continuar leyendo