Foros, no hay demasiadas opciones


jose-fonseca1

José FonsecaCafé Político

Es posible la ruta de la pacificación puede ser descubierta en los foros de seguridad que encabezarán Alfonso Durazo y Olga Sánchez Cordero, pero deben precaverse de no caer en las trampas del “debe ser” sin antes enfrentar “lo que es”.

Es posible la ruta de la pacificación puede ser descubierta en los foros de seguridad que encabezarán Alfonso Durazo y Olga Sánchez Cordero, pero deben precaverse de no caer en las trampas del “debe ser” sin antes enfrentar “lo que es”.

Hasta ahora, salvo algunos chispazos ocurrentes, no se conocen propuestas para atajar la violencia de los huachicoleros, de los narcotraficantes y sus narcomenudistas, de los secuestradores o, al menos de los vendedores de protección a establecimientos comerciales.

Esa violencia, es cierto, no puede enfrentarse sólo con medidas policíacas, pero no es que haya muchas opciones viables y realistas para empezar a crear la percepción de que, ahora sí, se reduce la violencia, sin jugar con las estadísticas.

AMLO y los excesos de transparencia

A nadie nos es ajeno que desde hace dos décadas la “transparencia” se ha convertido en un fetiche para los políticos de todas las denominaciones, incluidos los del próximo gobierno, como lo ha dicho en no pocas ocasiones el propio Andrés Manuel López Obrador.

Pero sabe y sabe bien, que un exceso de transparencia con el tiempo crearía un obstáculo para la gobernabilidad. ¿Cómo dialogar con otros gobiernos, si los funcionarios mexicanos se sienten obligados a informar hasta de asuntos confidenciales?

Lo saben y lo saben muy bien los miembros del equipo de transición y quienes formarán parte del próximo gabinete. Más vale que hagan entender a los suyos que hay asuntos que no pueden divulgarse, para evitar que a partir del uno de diciembre el gobierno de México deje se ser de fiar para propios y extraños.

¿Cambiará Morena iniciativas del gobierno?

Es un hecho que, como en los viejos tiempos, los más veteranos legisladores de Morena verán que el partido en el gobierno tiene mayoría en el Congreso, suficiente para aprobar cualquier iniciativa, dejando a la oposición sólo el derecho del pataleo.

Sin embargo, muchos de esos veteranos legisladores de Morena, como Pablo Gómez y otros, se han dedicado a difundir la información de que ellos, los de la mayoría, cambiarán cualquier iniciativa presidencial, cuando no les guste.

Una falacia. Quizá, para guardar las formas, se cambien algunos artículos a las iniciativas, pero en estricto rigor, es una mentira que los diputados y senadores de Morena serán oposición. ¿Creen que el próximo Presidente aceptará oposición de su partido? ¡Atrévanse!

NOTAS EN REMOLINO

De verdad, ¿los promotores de reducir las prestaciones a los servidores públicos van a entablar el primer gran pleito cuando quieren cambiar los contratos de trabajo de los sindicatos de la burocracia para eliminar prestaciones? No olviden que son los de base, a quienes dijeron beneficiarían… Algunos nombramientos de segundo nivel, anunciados por los designados miembros del gabinete del próximo gobierno han encontrado resistencia al viejo estilo. Se les golpea en columnas. Puro fuego amigo… Lo dicho, a los dirigentes de Encuentro Social se les repitió la frase de Ruiz Cortines: “ni modo, mi amigo, nos ganaron”, pero no se quedan a la intemperie, y lo sabe Hugo Flores… Quienes, por ahora, si quedan a la intemperie son los priístas y panistas, aún sin encontrar los caminos para encontrar una recuperación. Hasta el dinámico panista Marko Cortes dice que será la única oposición, y luego procede a respaldar las políticas anunciadas por el próximo gobierno. Alguien préstele un GPS… Apuradísimo, el gobernador de Chihuahua Javier Corral mandó cientos de policías estatales, pero no para responder a la violencia en Ciudad Juárez, solo para evitarse un escándalo durante el foro de seguridad en aquella población fronteriza…


  1. Migrantes, crisis para EPN y AMLO

    A tres semanas de las elecciones intermedias, hay indicios que Trump mantendrá la mayoría en el Senado y está en la pelea por la Cámara de Representantes, lo cual explica que para él sea inaceptable tener, justo ahora, una crisis migratoria en su frontera sur.

    Continuar leyendo