El ‘Taibazo’


RubenCortes

Rubén CortésCanela fina

Enterarse del edicto fue lo que provocó la desagradable frase, durante la presentación de un libro en la FIL de Guadalajara

La arrogancia del “como sea, se las metimos doblada”, de Paco Ignacio Taibo fue el culmen de un proceso de desprecio por las leyes, las personas y la palabra dada, que arrancó cuando el presidente electo susurró en público al oído del escritor:

Pero me lo tienes que decir hoy mismo o mañana, no puedo estar esperando. ¿Quién mejor que una gente como tú (para) que sustituya a (José) Carreño (actual director del Fondo de Cultura Económica)?”.

El ofrecimiento se produjo durante un homenaje a las víctimas del 2 de octubre de 1968. La voz del ganador de las elecciones fue captada mientras conversaba con Taibo, aunque ya había nombrado en el FCE a la escritora Margo Glantz un mes antes.

Al escuchar la grabación en medios, Glantz anunció que, casualmente, “con fecha 3 de septiembre”, había enviado “mi carta de renuncia”. Tuvo mucha clase al no decir que renunciaba después de enterarse de su destitución por los medios. En todo caso, nunca lo dijo en un mes.

Después del ofrecimiento, continuó la arrogancia que es parte de esta borrachera de gloria y poder que estamos observando en los ganadores del 1 de julio: el presidente electo ordenó a sus legisladores modificar la ley para que su elegido pudiese acceder al nombramiento.

Hasta hoy, el Artículo 21 de la Ley de Entidades Paraestatales establece que el jefe del FCE debe de ser mexicano por nacimiento. Y Taibo nació en 1949, en Gijón, España, pero su familia vino a México huyendo de la dictadura de Franco.

El cambio era pan comido, al ser controlado por la mayoría de Morena en el Congreso, pero una trivialidad burocrática lo había trabado hasta hoy, con lo cual Taibo podría ser director formal del FCE hasta lo que a él le pareció una eternidad: ¡El próximo lunes tres de diciembre!

Demasiada espera, aunque el presidente electo le prometió lo que Taibo llamó “un edicto” para que pudiera ser director mientras sus legisladores aprobaban la ley. Enterarse del edicto fue lo que provocó la desagradable frase, durante la presentación de un libro en la FIL de Guadalajara:

Va a haber un edicto del presidente López Obrador nombrándome encargado de despacho mientras sale la ley. Sea como sea, se las metimos doblada camarada”.

Eso tuvo como consecuencia que ayer el Senado congelase la modificación al Artículo 21 de la Ley de Entidades Paraestatales que permitiría a otros mexicanos no nacidos en México a ser directores en 75 áreas de la administración pública, como Pemex y la CFE.

Se congela una posibilidad para reconocer los derechos de todos quienes sean mexicanos por ley, en un país abierto al mundo, lo cual debe quedar expresado en la Constitución.

Se llama Taibazo.