Ni los modernos megabytes o gigabytes alcanzan para medir la suma de dichos, declaraciones, emplazamientos y posicionamientos sobre la iniciativa presidencial de reforma eléctrica. No más.

Hoy sabremos si tras las narrativas oficialistas y opositoras hay alguna pizca de voluntad de dialogar y acordar. O si ya pasamos el punto de no retorno y ya es imposible el diálogo entre el Gobierno y la oposición.

Algunos se preguntan cómo hacer realidad la invitación del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados a “un diálogo de altura”, mientras tantos califican de traidores a la Patria a quienes no aprueban la iniciativa presidencial.

¡Alerta, peligro! ¡Sólo un análisis vale!

Correrán ríos de tinta en los medios impresos y los electrónicos consumirán hora en analizar las razones y consecuencias de la votación del pasado domingo para la Revocación de Mandato presidencial. Será estéril esfuerzo.

Tiemblan los más lúcidos y poderosos personajes de Morena al escuchar el jugueteo mañanero de estadísticas del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la votación del pasado domingo, pues la sometió a minuciosa revisión.

Saben también que una cosa es la pública narrativa y otra su experto análisis de la información. Sólo él sabe qué esperaba. Para los más lúcidos y poderosos de Morena es el análisis que importa, porque su conclusión es inapelable.

En Palacio pasea unconservador fantasma

Ayer 10 de abril, fue convocado un grupo de gobernadores a Palacio Nacional. Hablaron de vacunas, nos dicen los medios, sí, pero también hablaron de cómo hacer realidad que los mandatarios entreguen al Gobierno Federal sus estatales sistemas de salud.

Se trata de reemplazar la federalista descentralización del sector salud de hace ya más de 25 años y reemplazarla con un centralista control federal de todos los sistemas de la República.

¿Bueno? ¿Malo? El tiempo dirá, pero como ya se dijo en este espacio de El Economista, es paradójico que un gobierno tan liberal aplique la doctrina centralista del satanizado paradigma de conservadores: Don Lucas Alamán.

Notas en remolino

Estéril la polémica de Fadlala Akabani, secretario de Desarrollo Económico de CDMX con la Coparmex sobre cuántos negocios cerraron por la crisis en esta capital, porque el funcionario no tiene argumento que contradiga a los restauranteros de que, para recuperar los niveles de empleo de prepandemia pasarán todavía dos o tres años. Cosas del México real…  Por no estudiar ciencias políticas creía que los diputados representaban a los votantes de su distrito o su circunscripción. Pues no. Representan a la Nación. Siempre hay algo por aprender… Se avisó a gobernadores que sí, si vacunarán contra Covid a menores de edad… A Emilio Lozoya le hacen larga la espera de autorizar su arreglo para salir en libertad. Ahora tiene que esperar a que regrese de vacaciones el poder Judicial. Ah, las benditas tradiciones, ¿qué haríamos sin ellas?… En tiempos de diálogos de sordos, vale este diagnóstico de Frank Kafka: “A quien no lo siente, no es posible hacérselo comprender” …