Decisión Fed, ¿la última y nos vamos?


joaquin-lopezdoriga-jr1

Joaquín López-Dóriga OstolazaSin Fronteras

Esta semana tanto la Reserva Federal (Fed) como Banco de México (Banxico) tienen su última reunión de política monetaria del año.

Esta semana tanto la Reserva Federal (Fed) como Banco de México (Banxico) tienen su última reunión de política monetaria del año.

El consenso de expectativas del mercado apunta hacia un alza por parte de la Fed y una pausa en el caso de Banxico.

Sin embargo, la atención del mercado estará en las señales que puedan emitir los bancos centrales sobre el rumbo de la política monetaria para el próximo año.

En el caso de la Fed, las señales sobre la inminente alza de mañana miércoles han sido consistentes durante varios meses y el mercado asigna una probabilidad aproximada de 75% a que así suceda.

Hasta hace unas semanas, el movimiento al alza estaba totalmente descontado, pero los discursos con un sesgo más acomodaticio de diversos miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed (FOMC), incluyendo a su presidente Jay Powell, han dado ciertos elementos al mercado para incrementar la probabilidad de que la Fed podría sorprender posponiendo el incremento de esta semana.

A pesar de que la probabilidad de aumento en la tasa ha disminuido, cualquier decisión que no sea un incremento de 25 puntos base en la tasa sería una sorpresa mayúscula para el mercado.

La decisión de política monetaria de la Fed vendrá acompañada de nuevas proyecciones macroeconómicas y el famoso dot plot o gráfica de puntos donde los miembros del FOMC muestran sus expectativas futuras para la tasa de interés de referencia.

Hasta ahora, el dot plot o gráfica de puntos ha señalado, de manera consistente, un posible escenario de tres incrementos, de un cuarto de punto cada uno, en la tasa de interés de referencia durante el 2019.

Esta señal había sido reiterada tan recientemente como el 3 de octubre, cuando el mismo Powell dijo que la tasa de interés de referencia se ubicaba aún lejos de un nivel neutral, dando a entender que dicho nivel se alcanzaría después del incremento de diciembre y los tres esperados para el 2019.

Sin embargo, en su intervención de hace unas semanas, Powell mandó una señal mucho menos restrictiva, explícitamente mencionando que las tasas de interés están cerca de su nivel neutral y reconociendo que no existe un camino preestablecido para las tasas de interés.

El mercado estará muy atento a la nueva gráfica de puntos para ver si el mensaje de Powell de hace unas semanas se ve reflejado de manera consistente.

Asimismo, el mercado estará muy atento a la evaluación de la situación económica por parte de la Fed.

En la opinión de este columnista, es muy probable que la Fed reafirme que la economía y el mercado laboral siguen mostrando fortaleza, pero que el panorama para el 2019 se presenta con retos y riesgos interesantes.

Aunque la Fed difícilmente señalará de manera explícita que el ciclo actual de alzas ha concluido, es probable que incluya un lenguaje cauteloso en cuanto a futuros incrementos en la tasa de interés.

Dado el contexto de incertidumbre global detonado por las tensiones comerciales, indicios de desaceleración a nivel global, mercados financieros volátiles y precios del petróleo a la baja, la Fed tendrá que evaluar el impacto en la actividad económica y el empleo de los incrementos en la tasa de interés y el retiro de liquidez —efectos que normalmente tardan varios trimestres en sentirse— antes de llevar a cabo nuevos aumentos en la tasa de interés.

Por su parte, Banxico muy probablemente hará una pausa y mantendrá la tasa de fondeo en 8.25 por ciento.

Aunque tanto Banxico como la Fed podrían realizar alzas adicionales en el 2019, pareciera que, en ausencia de choques, ambos bancos centrales están muy cerca de concluir su ciclo de alzas.