La semana pasada uno de los más irreprochables partidarios del Presidente Andrés Manuel López Obrador reivindicó que “fue elegido en 2018 en una elección limpia y legal” para afirmar que su mandato lo recibió en las urnas democráticas.

Sería absurdo negar que al ganar la Presidencia de la República en elecciones democráticas tiene todo el derecho de poner en práctica su programa de gobierno, el cual poco a poco concentra todo el poder en Palacio Nacional.

Pero la concentración de Poder ha desmantelado institucionalmente a la República y uno se pregunta donde están las nuevas instituciones, pero, sobre todo, cuando ya la Federación toda esté bajo su control, ¿qué sigue?

Tras largo peregrinar. IMSS-Bienestar

Dar servicios de salud a los más pobres es una tarea que inició el Estado Mexicano antes del neoliberalismo, durante el sexenio lopezportillista con la denominación de IMSS-Coplamar.

Los vaivenes sexenales no lograron que el programa desapareciera, porque nadie tuvo una mejor alternativa para darle servicios de salud a los más necesitados de México, pero todos le cambiaron el nombre. El más reciente: Seguro popular.

Aunque el gobierno lopezobradorista jamás aceptará que fue un error intentar desaparecerlo, ha tenido el buen sentido de recuperar el sentido original de hace cuatro décadas y nació el IMSS-Bienestar. Es de sabios, dijo el clásico.

Municipios: piden peras al olmo

Cuando se entregaron recursos directamente a los presidentes municipales bajo el programa de Solidaridad, etiquetados para programas decididos desde el Altiplano, los ediles ignoraron los programas y desviaron fondos para pagar las deudas.

El ejemplo vino a la memoria al leer en las páginas de El Economista una nota en la cual se recomienda capacitar a los servidores públicos municipales como método para combatir la corrupción que resulta de administraciones poco profesionales.

La idea es buena, magnífica, si no fuera porque más de la mitad de los casi 2,500 municipios son pobres, ¿aprender a administrar? Quizá para saber cuánto deben. Reclamó alguna vez don Jesús Reyes Heroles: “¡acuérdese en qué país nació!”

NOTAS EN REMOLINO

Si cuajan los planes padiernistas para la alcaldía Cuauhtémoc y su titular Sandra Cuevas, para el año próximo Morena recuperaría la posición a “la legalona”, que dijera Diaz Ordaz… Vaya aval recibido por el dirigente del sindicato petrolero Ricardo Aldana. Dijo el Presidente: “aunque a muchos no les guste, fue legalmente elegido”… Alguien debe explicarle a la Fiscal capitalina Ernestina Godoy que nadie dijo que realizaba espionaje político, sólo que adquirió equipos para intervenir comunicaciones, lo cual supongo sabe es legal si lo autoriza un juez… Jaime Rodríguez Calderón, “el bronco”, paga su ambición por ser candidato independiente a la Presidencia en 2018. No durará encarcelado, pero ya quedó manchado… Un empresario de Monterrey quiere pisar todas las bases y afirman se ha reunido o se reunirá con la jefa de Gobierno de CDMX Claudia Sheinbaum, el canciller Marcelo Ebrard y el titular de Gobernación Adán Augusto López… El terco de Winston Churchill nos dejó esta reflexión: “… si el presente trata de juzgar el pasado, perderá el futuro”…