AMLO, ¿pero qué necesidad?


joaquin-lopezdoriga1

Joaquín López-DórigaEn Privado

Insisto: la vida es una bicicleta y si dejas de pedalear, te caes.  Florestán


Insisto: la vida es una bicicleta y si dejas de pedalear, te caes.  Florestán

 

Andrés Manuel López Obrador había mostrado un talante muy diferente al que, digo yo, le hizo perder la Presidencia de la República en 2006 por una cerrada desventaja de .56 por ciento.

Parecía retomar la cara de 2011, cuando en El Noticiero, de Televisa, vino a declarar la República del Amor y a extender su mano franca y sincera, que por supuesto le reciproqué.

Luego de aquella derrota electoral de julio de 2012 ante Enrique Peña Nieto, inició su nueva campaña a partir de la formalización de Morena, su partido y un tono moderado que incluía sumar empresarios, reconocerlos, recibir a renegados de otros partidos, y salió un López Obrador más alivianado, suelto, tolerante, dando la impresión de divertirse más que arrebatarse, con el tema ruso, Andresmanuelovich y Amlodipina.

Pero el lunes leyó el artículo de Jesús Silva-Herzog Márquez, “AMLO 3.0”, que remataba así: Si en el escenario nacional destaca un político pragmático, si resalta un político sin nervio ideológico ni criterio ético para entablar alianza, ese es el candidato de Morena. Su política no es nueva, la conocemos como priismo. López Obrador ha vuelto a sus orígenes.

Esto provocó una dura descalificación, ejerciendo su derecho de réplica, del tabasqueño desde su cuenta de Twitter: Hace tiempo que Jesús Silva-Herzog Márquez me cuestiona con conjeturas de toda índole. Hoy me acusa sin motivo de oportunista. Ni modo, son los tiempos de enfrentar a la mafia del poder, a sus secuaces y articulistas conservadores con apariencia de liberales, lo que incitó fuertes enfrentamientos en las redes con su feligresía en apoyo del líder y sus opositores en contra.

Yo le escribí que no veía a Silva-Herzog como integrante de lo que llamas mafia del poder. Se puede estar en desacuerdo, pero la descalificación fácil descalifica al descalificador, lo que me valió el linchamiento de sus troles, bots y seguidores, pero lo sostengo.

Creo que el error de López Obrador no fue responder, fue el tono, error que no tenía por qué cometerlo, pero son cosas que suceden en las campañas y luego pesan.

RETALES

1. MENSAJERO. Ahora la PGR, a petición del Ifetel, nos manda citar a Javier Tejado y a mí por escribir sobre la trama de Tecnoradio que no investigó y se dejó estafar. ¿Por qué no pide citar a los autores del presunto fraude? La PGR, ¿citará a declarar a los comisionados por su omisión? Podrían haber caído en alguna falta;

2. CASCAJO. Pues habrá dicho López Obrador que no, pero PES y PT nominaron al exgobernador priista de Michoacán Fausto Vallejo como su candidato a la alcaldía de Morelia. ¿Y La Tuta y sus relaciones con el hijo? ¿No que no?; y

3. MÁS. Tras un atentado a tiros en la puerta de su casa murió el diputado federal y futuro candidato del PRI a la presidencia municipal de Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México. También mataron a su cuñada María Eugenia Cano. Y eso que aún no inician las campañas en esa entidad.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

[email protected]
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com