El presidente Andrés Manuel López Obrador es un hombre de palabra y leal, con sus colaboradores más cercanos, entre quienes se cuentan José Agustín Ortiz Pinchetti, Bernardo Bátiz y Rogelio Ramírez de la O.

Hace dos décadas, ocuparon altos cargos en el gobierno del Distrito Federal cuando el político tabasqueño estuvo al frente de la megalópolis. Los abogados fueron integrantes del gabinete capitalino (uno, secretario de gobierno; el otro, procurador), pero el economista prefirió permanecer como asesor externo, para consolidar Ecanal, su exitosa firma de análisis económico.

Ramírez de la O, discípulo de Redvers Opie y doctorado en Cambridge, había construido una sólida reputación como crítico de las políticas neoliberales de los gobiernos de México. Todavía se recuerda sus declaraciones a The Economist, en junio de 1993, donde advertía sobre el colapso bancario que antecedió al Fobaproa. En el 2001 pronosticó el fracaso de las reformas estructurales propuestas por el foxismo.

Ramirez de la O y Armando López-Fernández, maestro en políticas públicas de Harvard, estuvieron en el primer consejo de asesores de AMLO en el GDF y luego, en la campaña presidencial del 2006. Luego de las protestas contra el fraude electoral, el político tabasqueño nombró un gabinete alternativo y para Hacienda quiso al respetadísimo economista formado en Oxford, quien con elegancia declinó con razones válidas. Para esa posición recomendó al itamita Mario Di Constanzo, pero esa es otra historia…

Ramírez de la O volvió a asesorar a López Obrador en el 2018 y en la transición, nuevamente fue convocado a sumarse a la Cuarta Transformación. Esta vez, tras consultarlo con su esposa, accedió a la petición aunque pidió un plazo para concluir compromisos previamente contraídos.

Alfonso Romo y Carlos Urzúa tomaron la batuta del gabinete económico de AMLO. Ramírez de la O asumió que una invitación para llevarlo al Banco de México simplemente estaba descartada, pues los requisitos de elegibilidad le impedían —por edad— presidir la Junta de Gobierno del organismo autónomo.

La contingencia sanitaria obligó a recalcular la ruta. Mientras el gabinete se volcaba a la reconversión hospitalaria y la adquisición de los insumos médicos para atender a los infectados por Covid-19, en la Oficina de la Presidencia se preparó un plan para atender una crisis en ciernes: la del sistema de pensiones. La voz de Ramírez de la O se escuchó con atención y entonces quedó resuelta su incorporación al gobierno.

Arturo Herrera despachaba entonces en Hacienda y para el relevo en Banxico —Javier Guzmán Calafell concluiría su mandato en diciembre del 2020— impulsaba a su subsecretario, Gabriel Yorio. Y con la certeza de que el actual gobernador, Alejandro Díaz de León, no sería ratificado, el economista actopense buscaría esa posición en el 2021.

Más en serio que en broma, en Palacio Nacional decían entonces que la única certeza es que Arturo sería gobernador. “Y si se dan las cosas, Santiago también”, sostenían en referencia al extitular de la UIF, originario de Querétaro. Ambos ganaron la confianza presidencial cuando coordinaron acciones para desarticular al grupo que controlaba la Universidad Autónoma de Hidalgo y al clan político de los Sosa.

Un tío paterno —Fernando—, fue alcalde. Yuri y Germán, hermanos de Arturo Herrera Cabañas, un destacado promotor cultural fallecido hace una década, también son personalidades de aquel municipio del Valle del Mezquital. Pero la impronta de los padres del exsecretario de Hacienda, es profunda en el ámbito universitario.

Herrera Gutiérrez no va al Banxico y bien podría iniciar una carrera política en su estado natal. Morena ha definido que al menos tres de las seis candidaturas a las gubernaturas que se definirán en el 2022 serán para mujeres y el consenso entre la dirigencia es que éstas sean postuladas en Aguascalientes, Oaxaca y Quintana Roo.

El exsecretario de Hacienda podría sumarse a la sexteta que estará en la encuesta de Morena para definir al candidato a la gubernatura de Hidalgo. El consejo nacional partidista avaló la postulación de María Merced González, Lissete Marcelino Tovar, Abraham Mendoza Zenteno y Francisco Xavier Berganza, y dejó abierta la posibilidad para que el CEN sume otros dos prospectos a la siguiente fase del proceso de nominación.