Nueva Jersey se une a estados que protegen el derecho al aborto
Nueva Jersey se une a estados que protegen el derecho al aborto. Foto de EFE

El estado de Nueva Jersey, vecino al de Nueva York, anunció que protegerá los derechos reproductivos de quienes acudan en busca de esos servicios así como a sus proveedores.

La medida se anuncia después de la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos que derogó el derecho federal al aborto el pasado 24 de junio, tras lo que varios estados dieron distintos pasos para convertirlo en ilegal (se calcula que la mitad de estados pueden ahora sumarse al proceso de ilegalización).

El gobernador demócrata del estado, Phil Murphy, convirtió en ley dos proyectos que ofrecerán protección legal a las personas que reciben y brindan servicios de atención de la salud reproductiva.

“Al reforzar las protecciones contra posibles repercusiones tanto para los profesionales de la salud como para los pacientes, estamos enviando un mensaje a todos los que buscan o brindan atención de salud reproductiva dentro de nuestras fronteras de que les damos la bienvenida y los apoyamos”, indicó Murphy en un comunicado.

La legislación garantiza que residentes de otros estados que buscan atención de salud reproductiva en Nueva Jersey puedan acceder a atención confidencial sin temor a ser procesados y protege a los proveedores de ser extraditados a otro estado por los delitos de recibir, proporcionar o facilitar estos servicios, que son legales en Nueva Jersey.

Murphy aseguró que estas nuevas leyes representan el compromiso de defender el derecho de las personas a tomar sus propias decisiones sobre su cuerpo “y servirán para hacer de nuestro estado un faro de libertad” para quienes acudan en busca de esta ayuda.

Desde que el más alto foro judicial del país derogó el aborto, vigente desde el 1973, 26 estados lo han prohibido o prohibirán dentro de un mes, señala el NJ.com

Señala además que Idaho, Oklahoma y Texas han promulgado leyes que permiten a los ciudadanos demandar a cualquier persona que ayude a pacientes a interrumpir un embarazo, ya sean operadores de clínicas, médicos, enfermeras e incluso a quienes les llevan a abortar.

Esta semana Murphy firmó un proyecto de presupuesto que asigna 45 millones de dólares para expandir los servicios de aborto y planificación familiar y mejoras de seguridad para las clínicas, una medida que, asegura, preparará a Nueva Jersey para que sea un estado de “refugio seguro”.

“Si bien la decisión de la Corte Suprema puede ser una de las más devastadoras y profundamente erróneas en la historia de Estados Unidos, no nos impedirá utilizar todas las herramientas disponibles para continuar protegiendo el derecho a elegir”, indicó por su parte el fiscal general del estado, Matthew J. Platkin.

Con información de EFE