Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Florida es la entidad de EE.UU. más peligrosa para los peatones

Florida es la entidad de EE.UU. más peligrosa para los peatones - Foto de Internet
Foto de Internet

En Florida murieron 5 mil 433 peatones en 10 años, lo cual se traduce en un promedio anual de 2.73 transeúntes muertos por cada 100 mil habitantes

En Florida, Estados Unidos, caminar es peligroso, pues el riesgo de morir es significativamente más alto que en el resto del país.

De las 20 ciudades más peligrosas de Estados Unidos para los peatones, nueve están en Florida: Orlando es la menos segura, mientras que la zona metropolitana de Miami-Fort Lauderdale-West Palm Beach se encuentra en el sitio 14 del informe ‘Dangerous By Design’ del 2019 de las organizaciones Smart Growth America y la National Complete Streets Coalition.

Florida, cuyas normas viales se concentran en ofrecer condiciones para que los autos se desplacen a mayor velocidad, mantuvo su distinción como el estado donde los transeúntes tienen la mayor posibilidad de morir atropellados.

Las estadísticas revelan que entre 2008 y 2017, la cantidad anual de peatones muertos en Estados Unidos aumentó 35.7 por ciento.

Un total de 49 mil 340 peatones murieron atropellados en esos 10 años, lo cual significa que a diario murieron más de 13 personas en el país, o una cada hora y 46 minutos.

“Es el equivalente de un avión jumbo lleno que se estrelle todos los meses”, señala el informe, que añade que si 5 mil estadounidenses murieran anualmente en accidentes aéreos, las autoridades suspenderían todo el tráfico aéreo hasta que se implementaran soluciones.

“A diferencia de los ocupantes de vehículos muertos, cuyo índice bajó 6.1 por ciento entre el 2008 y el 2017, la muerte de peatones ha estado aumentando desde el 2009”, señala el reporte.

En Florida murieron 5 mil 433 peatones en esos 10 años, lo cual se traduce en un promedio anual de 2.73 peatones muertos por cada 100 mil habitantes, o un Índice de Peligro para Peatones (PDI) de 182.0.

Dicha cifra contrasta con el promedio nacional de 1.55 peatones fallecidos por cada 100 mil personas y un PDI de 55.3.

El PDI de Florida se aleja del de estados como Texas (111.9), California (68.2), Ohio (39.6), Nueva York (24.6) y el estado más seguro, Vermont (13.8).

Orlando, donde hubo 656 muertos en una década, registró un PDI de 313.3; en el segundo lugar quedó Daytona Beach con 265, y en tercer lugar quedó Melbourne-Titusville con 245.

En cuarto sitio está la región de Sarasota-Bradenton, cuyo PDI aumentó a 234.6 (86.4 por ciento) desde el informe del 2016, el mayor incremento registrado en la entidad.

En Miami-Fort Lauderdale-West Palm Beach, mil 549 personas murieron atropelladas en 10 años, para un PDI de 153.5.

En comparación, Phoenix y Houston tuvieron un PDI de 130.0, Atlanta (127.9), Los Ángeles (76.4), Washington DC (39.7), Chicago (34.5), Nueva York-Newark (27.1), Boston (19.6), además de la ciudad más segura de las 100 mayores zonas metropolitanas, Provo-Orem, Utah (17.3).

En comparación, ciudades de Europa como Estocolmo, Berlín y Copenhague tienen índices de peatones atropellados mucho menores.

“Las personas no están caminando más, solamente se está conduciendo ligeramente más que en el 2008. Lo que sucede es que las calles, que se diseñaron para el movimiento de vehículos, no han cambiado. De hecho, seguimos diseñando vías que son peligrosas para todas las personas”, señalaron los autores del informe.

En la era del automóvil, las políticas, el diseño y la financiación federal y estatales se encuentran estancadas. El desarrollo urbano, especialmente en el sur de Estados Unidos, han llevado a vías más anchas, cuadras más largas y diseños que dan prioridad a la velocidad de los vehículos, por encima de la seguridad de los transeúntes, las personas que se mueven en bicicleta o usan el transporte público, señala el reporte.

Entre las víctimas, el índice de muertes es desproporcionadamente elevado entre las personas mayores, minorías y personas que caminan por vecindarios pobres, indican los datos.

Los adultos mayores son atropellados con mayor frecuencia cuando cruzan la calle que las víctimas más jóvenes.

En San Francisco, Pittsburgh y Milwaukee, los ciudadanos han organizado marchas y actividades en pasos peatonales para exigir una prolongación de la luz roja en los semáforos para que los ancianos y discapacitados tengan más tiempo para cruzar.

Otra fuerte causa del aumento en la mortandad es la popularidad de las SUV y camionetas, que tienen entre dos y tres mayores posibilidades de matar a un peatón al atropellarlo que un automóvil normal, señala un informe de la Administración Nacional de Seguridad en las Carreteras (NHTSA).

Las organizaciones Smart Growth America, que abogan por un desarrollo menos oneroso para la calidad de vida, y la Complete Streets Coalition, que busca cambiar el modo en que se diseñan las vías y realizar construcciones para acomodar a todos los ciudadanos, recomendaron en su informe nueve medidas para salvar vidas.

Los organismos señalaron que el objetivo es diseñar calles más seguras en que los vehículos circulen a menor velocidad, así como intersecciones, aceras y ciclovías más lógicas.

La Administración Federal de Carreteras eliminó en 2016 normas anticuadas que beneficiaban a los autos y dio a los estados y ciudades mayor flexibilidad para rediseñar las calles con fondos federales.

El diseño actual vial resulta en límites de velocidad artificialmente altos, y las posibilidades de sobrevivir a un choque se reducen significativamente cuando la velocidad supera los 48 kilómetros por hora.

El informe pidió un mayor compromiso por parte de la administración federal, estatal y local a la planeación inteligente; además de que sugiere que los departamentos estatales de Transporte, como el FDOT, fijen objetivos para reducir las lesiones y fatalidades, y que se enfrenten penalidades de no cumplirse.

En estados como Florida, comprometidos con una política de que todos los proyectos de transporte a futuro consideren las necesidades de todas las personas que utilizan las vías, asegurar que se implemente el nivel debido de capacitación y prácticas innovadoras.

El informe pidió que las muertes de peatones no se consideren accidentes inevitables, “reemplazando la palabra ‘accidente’ con ‘choque’ cuando se refieran a estas muertes evitables”, sostuvo.

Con información de El Nuevo Herald

Estados Unidosfloridamovilidadpeatones
Menú de accesibilidad