Biden sigue positivo a COVID-19 pero con buen estado de salud, afirma su doctor
Biden en conferencia de prensa. Foto de EFE

El presidente de EE.UU., Joe Biden, volvió a dar positivo en una prueba de COVID-19 este domingo después de que la Casa Blanca anunciara un día antes que otro test confirmaba que aún tiene la enfermedad, explicó su médico, Kevin O’Connor, en un comunicado distribuido por la Casa Blanca.

El mandatario, sin embargo, “continúa sintiéndose bien” y sigue trabajando desde la residencia de la mansión presidencial para mantenerse en aislamiento y no contagiar a otros, detalló O’Connor.

El doctor consideró que el resultado positivo de la prueba de COVID-19 llega “sin sorpresas” porque Biden ayer dio positivo.

La Casa Blanca anunció el pasado 21 de julio que el mandatario se había contagiado de COVID-19 y el 27 de julio salió de aislamiento tras dar negativo el día anterior en un test.

Sin embargo, tras dar negativo durante cuatro días consecutivos, el sábado 30 de julio una prueba de antígenos mostró que el virus aún estaba presente en el organismo del mandatario.

O’Connor ha atribuido el resultado positivo de Biden a los efectos del medicamento antirretrovírico oral Paxlovid que tomó durante cinco días para ayudar con los síntomas de la enfermedad.

Según el doctor, esa pastilla anticovid puede tener un “efecto rebote” que es el que está experimentando Biden, de 79 años, y quien recibió las dos dosis de la vacuna y otras dos de refuerzo.

Las autoridades sanitarias de EE.UU. reconocieron en mayo que Paxlovid, un medicamento fabricado por Pfizer, puede provocar un efecto “rebote” pero siguen recomendando su uso para adultos y mayores de 12 años, sobre todo, cuando esas personas están en riesgo de sufrir complicaciones por COVID-19.

El efecto “rebote” puede producirse entre 2 y 8 días después de su recuperación inicial y se manifiesta con la reaparición de síntomas o el resultado positivo de un test, indican en su web los gubernamentales Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por su sigla en inglés).

Como el virus todavía está presente en el cuerpo de Biden, la Casa Blanca ha suspendido dos viajes que tenía programados para los próximos días, uno a Delaware y otro a Michigan.

Además, tuvo que suspender una visita que tenía planeada hacer el sábado a un grupo de veteranos de guerra que está protestando fuera del Capitolio porque los republicanos bloquearon esta semana la aprobación de un proyecto de ley que ayudaría a aquellos que han estado expuestos a agentes tóxicos durante su servicio en las Fuerzas Armadas.

“La covid se puso en mi camino”, lamentó Biden este domingo en Twitter.

En vez de acercarse a verlos, habló con el grupo a través de FaceTime y pidió al secretario de Veteranos, Denis McDonough, que les entregara unas pizzas.

Biden colgó en Twitter un video en el que se le ve hablando con el grupo a través de FaceTime. Aparece sentado en un sofá en el porche de la Casa Blanca y con una gorra azul con el sello de la Presidencia de EE.UU.

Con información de EFE