Azulik Tulum, un hotel en armonía con la naturaleza

Azulik Tulum, un hotel en armonía con la naturaleza - Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Una estancia en Azulik Tulum es, definitivamente, inolvidable; su fachada es aclamada mundialmente

En la costa de la península de Yucatán, en Tulum, se encuentra Azulik, el mágico hotel boutique que ha recibido la atención de miles de viajeros de todo el mundo. La razón es que una estancia en este paradisiaco lugar es, definitivamente, inolvidable, pues la construcción convive a la perfección con el ecosistema y complementa la belleza de la selva maya, que está colmada de cenotes y manglares, y rodeada del azul turquesa del mar caribeño.

Foto: Cortesía

 

El concepto de alojamiento de Azulik está basado en tres pilares: sabiduría ancestralnaturaleza y arte. Lo anterior le permite elevar lo sustentable a otro nivel, pues su misión es crear una tribu que posibilite a los individuos conectarse tanto con ellos mismos como con su entorno.

El hotel está conformado por 48 villas, un museo de arte contemporáneo, un templo de sanación ancestral, un spa, un centro de belleza, cuatro restaurantes, un club de playa, una boutique de moda, una joyería y una tienda de lentes. Próximamente, contará con una tienda de muebles.

Foto: Cortesía

 

Su fachada es aclamada mundialmente en Instagram, pues remite a una casa del árbol con sus puentes colgantes que, gracias a su altura, permiten el desarrollo de la flora y la fauna. Su estructura orgánica también conserva las irregularidades naturales de la superficie del suelo e incorpora senderos diseñados para que los habitantes caminen descalzos y entren en sincronía con la sabiduría milenaria de la tierra.

Foto: Cortesía

 

Todos los servicios y amenidades de Azulik buscan generar conciencia sobre nuestro impacto en el planeta e invitan a los huéspedes a vivir una experiencia en perfecta armonía con el entorno y a compartir la filosofía slow-life del hotel.

Foto: Cortesía

 

Además, la playa se encuentra en una zona de anidación de tortugas; por ello y para respetar su hábitat, las instalaciones no tienen televisión ni WiFi y, al anochecer, deja de haber electricidad. De este modo, es posible disfrutar de un ambiente iluminado por velasvivir el momento y respetar el ecosistema.

Escrito por Mónica Díaz

Fotos: cortesía del hotel

caribeHotbookhotelesmexicoquintana rooturismo