Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Siete de cada 10 mexicanos con al menos un factor de riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular

Siete de cada 10 mexicanos con al menos un factor de riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular - El Hospital General de LaRaza tiene la mayor productividad en trasplante cardiaco en el país. Foto @Tu_IMSS
El Hospital General de LaRaza tiene la mayor productividad en trasplante cardiaco en el país. Foto @Tu_IMSS

Siete de cada 10 mexicanos tienen por lo menos un factor de riesgo para desarrollar enfermedad cardiovascular e insuficiencia cardíaca, alertó el Instituto Nacional de Cardiología

Siete de cada 10 mexicanos tienen por lo menos un factor de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular, lo cual puede provocar insuficiencia cardíaca que pone en peligro la vida de los pacientes, alertó este miércoles Carlos Guízar, adscrito a la clínica de insuficiencia cardíaca del Instituto Nacional de Cardiología.

“La insuficiencia cardíaca es una enfermedad que no tiene cura y su mortalidad es muy alta. Hace que mueran más personas que por cualquier tipo de cáncer”, dijo en conferencia de prensa virtual el médico especialista.

 

Insuficiencia cardiaca afecta a más de 37.7 millones de personas en el mundo

 

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad que afecta a más de 37.7 millones de personas en el mundo y se presenta cuando el corazón es incapaz de bombear la sangre para hacerla llegar al sistema circulatorio.

Entre los síntomas característicos se encuentran la retención de líquidos, las piernas o el abdomen hinchados, el agua en los pulmones, los mareos o los desmayos, y una sensación intensa de fatiga. A largo plazo, esa condición débil del corazón también puede enfermar otros órganos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares son, a nivel global, la principal causa de muerte y más de tres cuartas partes de las mismas se producen en países de ingresos bajos y medios.

Las enfermedades cardiovasculares afectan en mucha mayor medida a los países de ingresos bajos y medios: más del 80% de las defunciones por esta causa se producen en esos países y afectan casi por igual a hombres y mujeres.

De aquí a 2030, casi 23.6 millones de personas morirán por alguna enfermedad cardiovascular, principalmente por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Se prevé que estas enfermedades sigan siendo la principal causa de muerte.

Enfermedades cardiovasculares son principal causa de muerte en México

En México, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte, entre ellas la insuficiencia cardíaca (IC), la cual ha demostrado una tasa de supervivencia del 50 por ciento por su rápida progresión e impacto en la calidad de vida de las personas que la padecen.

La insuficiencia cardíaca es consecuencia directa de la diabetes, el sedentarismo, enfermedad coronaria, presión alta y obesidad.

“Hay mucha gente que tiene un corazón muy dañado incapaz de proveer sangre a todo el cuerpo y genera complicaciones y molestias, grandes gastos de salud”, comentó el médico Carlos Guízar.

 

Es un desafío para los sistemas de salud

Esta enfermedad supone un desafío para los modelos de salud, ya que muchos pacientes no saben cómo sobrellevarlo y, por ello, su probabilidad de morir cuando ingresan a un hospital es del 50 por ciento.

 

El reto, aseguró el doctor Guízar, no es ver solamente a los que ya tienen la enfermedad sino “ir a la parte oculta del iceberg y enfocarnos en quienes tienen factores de riesgo”, puntualizó.

Señaló que hace 15 años de los pacientes que llegaban a urgencias el 30 % era por insuficiencia cardíaca y ahora la mitad de las personas que llegan a urgencias sufren esta condición.

Afirmó que es necesario que los profesionales de la salud estén atentos a la población que tiene factores de riesgo porque “lo que vemos es que los pacientes no reciben diagnóstico adecuado y oportuno, el tratamiento y seguimiento es difícil y las necesidades del paciente son cambiantes”.

Resaltó la necesidad de diagnosticar la enfermedad de manera oportuna, darle tratamiento y seguimiento y enseñar al paciente a vivir con el padecimiento.
El especialista advirtió que el tratamiento debe ser riguroso y para toda la vida y que los estilos de vida saludables evitan que el corazón se debilite antes de tiempo.

“Es indispensable la prevención. Las enfermedades cardiovasculares son prevenibles, pero se requiere de una inversión en el tema. Podríamos reducir la mortalidad si se controlan factores de riesgo hasta en un 70 %, por eso es importante”, concluyó.

Con información de EFE

enfermedad cardiovascularfactor de riesgoInstituto Nacional de Cardiología
Menú de accesibilidad