¿Sauna o baño de vapor?

¿Sauna o baño de vapor? - Foto de internet
Foto de internet

¿Cuál es el baño adecuado para usted? aquí le contamos las características principales de ambos

La diferencia entre un sauna y un baño de vapor se puede resumir en dos palabras: seco y húmedo.

Los saunas proporcionan calor seco, mientras que los baños de vapor lo generan húmedo.

Ambos abren los poros, relajan los músculos y ayudan a la relajación. ¿Cuál es el adecuado para usted? Es, sobre todo una cuestión de preferencia personal.

Los baños de calor, como también se les conoce, tienen efectos positivos tanto en el cuerpo como en la mente. Comenzaremos por conocer sus orígenes y los beneficios que nos aportan.

El baño de vapor tiene su origen en el ‘Baño Turco’, que en los países orientales se acostumbra como un ritual para el cuidado del cuerpo y la mente, ligado a la religión musulmana.

En México conservamos la tradición del ‘temazcalli’ (de la raíz nahua ‘temaz’, vapor y ‘calli’, casa), que usaban las culturas mesoamericanas.

En la actualidad, el baño tiene temperaturas controladas con nubes de vapor caliente que oscilan entre los 35 y los 60º C; se realiza en áreas cerradas y acondicionadas con materiales especiales que aseguran su duración y baja contaminación.

Los sitios y costos donde se ofrece este servicio son muy variados: los hay en baños públicos, hoteles, spas, gimnasios, entre otros.

FUNCION

En un sauna tradicional se comienza con un calentador, que sube la temperatura de una pila de rocas, las cuales irradian calor seco en el cuarto.

En la mayoría de los saunas, usted puede verter agua sobre las piedras calientes para generar un poco de vapor y aumentar la humedad, aunque no se acerca al nivel de un baño de vapor.

Los saunas tienen un orificio de ventilación, que normalmente se encuentra cerca del piso, al lado del calentador, hace entrar aire fresco, lo que limita la acumulación de humedad.

Hay también saunas que utilizan la luz infrarroja.

Dentro de una sala de vapor, un dispositivo llamado generador de vapor, hierve el agua y lo libera en el aire.

A diferencia de un sauna, un baño de vapor es casi hermético, por lo que la humedad se acumula al 100%, aquí, el aire está tan húmedo que el agua se condensa en las paredes.

EFECTOS

Los saunas son considerablemente más calientes que los baños de vapor pero, debido a la variación de la humedad, el cuerpo no puede sentir una gran diferencia.

Un sauna típico se puede ajustar entre 160 y 200 grados Fahrenheit (alrededor de 70 y 90 grados centígrados), con un nivel de humedad del 5% al 30%.

Por su parte, baños de vapor alcanzan un máximo de alrededor de 110 a 120 grados (alrededor de 40 y 50 grados centígrados), pero la humedad previene que el sudor se evapore, lo que provoca una sensación mayor de calor en algunas personas.

El aire caliente seco o húmedo siempre sube y, por lo tanto, en los saunas y los baños de vapor, cuanto más alto se siente usted, más calor obtendrá.

 

Sauna. Foto de internet.

 

OTRA DIFERENCIA

Los saunas son de madera, pues se calientan demasiado; pues los bancos metálicos o las paredes de azulejos en el interior de un sauna pueden quemar la piel.

Además, la madera absorbe la humedad, que no sólo mantiene las superficies más frías, sino que también repele el humedecimiento en el aire.

En los baños de vapor, sin embargo, la alta humedad y condensación constante causarían que la madera se desgaste rápidamente.

Los baños de vapor están recubiertos de materiales no porosos, tales como azulejos, que pueden mojarse sin causar problemas.

Las unidades autónomas, como las de uso doméstico, a menudo son de plástico.

Los baños de vapor por lo general tienen techos inclinados, de modo que el agua corra por las paredes en lugar de gotear sobre los ocupantes.

BENEFICIOS

Los baños de vapor y saunas comparten algunos beneficios terapéuticos, por encima de todo, ambos reducen la tensión muscular, ayudando a la relajación y el bienestar general.

El calor ayuda a mejorar la circulación y, por supuesto, favorece la sudoración, lo que abre los poros y limpia la piel.

Los baños de vapor pueden ser más cómodos para las personas con alergias o congestión en el pecho o los senos paranasales.

Por su saunas son la mejor opción para las personas con condiciones que pueden verse agravadas por la humedad, como la artritis reumatoide.

CONSIDERACIONES

Ambos tipos de baño son muy similares, no es recomendable en adultos mayores, embarazadas, pacientes con cardiopatías o hipertensión no estable, también se incluye a personas con diabetes, glaucoma, epilepsia, hipertiroidismo y tuberculosis pulmonar, principalmente.

 

Baño de vapor. Foto de internet.

 

Recuerde que al participar de los baños calientes, ya sea en sauna o vapor, su estilo de vida será más saludable; la elección es suya, calor seco, o bien, húmedo.

Por Tomás Weimar (@TomasWeimar)

saludsaunaTomás Weimarvida y estilo