Quema calorías con la caminata nórdica

Quema calorías con la caminata nórdica

La Caminata Nórdica no afecta a las articulaciones más que caminar, así que es adecuada para personas que tienen sobrepeso o problemas de articulaciones

Por Tomás Weimar
Entrenador Personal
@tomasweimar

Para todos aquellos que disfrutan de caminar en lugar de correr, andar en bicicleta o hacer cardio en el gimnasio, practiquen la Caminata Nórdica. Este deporte conocido tambien como Marcha Nórdica es un deporte de resistencia y es una forma de ejercicio al aire libre que consiste en caminar con la ayuda e impulso de bastones similares a los utilizados en el esquí.

Los orígenes de este deporte está en el año 1930, cuando la mayoría de los esquiadores de fondo empezaron a incluir en sus entrenamientos de verano y otoño lo que llamaron “marcha con bastones” o “caminata con bastones”, con el fin de mejorar su condición física y poder en invierno comenzar los entrenamientos con la intensidad adecuada.

Tras los esquiadores nórdicos y sus primeras caminatas, algunos de los primeros casos documentados de caminata nórdica, los encontramos en los finlandeses Mauri Repo, considerado el fundador de la Caminata Nórdica; Leena Jääskeläinen, profesora de la Escuela de Viherlaakso (Helsinki); y Tuomo Jantunen, director de la asociación deportiva Suomen Latu.

La Caminata Nórdica “es un concepto muy evolucionado que consiste en caminar a un ritmo más o menos vivo, con la ayuda y el impulso que nos proporcionan unos bastones específicos para la práctica de esta actividad”.

Este ejercicio es más efectivo que caminar de manera normal, incluso que correr porque tiene muy bajo impacto en las articulaciones, por lo que no tiene contraindicaciones. Se adapta, además, a cualquier persona, sea cual sea su condición física, edad o experiencia deportiva previa. En la Caminata Nórdica se usa el 90% de la musculatura corporal, lo que contribuye a movilizar muchas estructuras que no se utilizan con en la vida cotidiana. Con poco tiempo de práctica se quema calorías (hasta un 40% más que caminando) y casi las mismas que con un trote suave.

En 2016 fue creada la Fundación Walkim, una de las grandes impulsoras de esta disciplina, y tiene como fin promover su investigación en todas las enfermedades crónicas en las que está indicado y contribuir a la mejora de la salud de las personas y pacientes. La Federación Española de Nordic Walking es la responsable de instruir y educar a los profesores de la fundación que realizan los talleres de iniciación y salidas de Caminata Nórdica.

En excursiones de senderismo se recomienda de todas maneras el uso de bastones. Con ello no sólo se disminuye la carga producida por la mochila por medio de una redistribución del peso sobre los músculos de los brazos y el pecho, sino que además se descargan las articulaciones de las rodillas, especialmente cerro abajo. Para interiorizarse con el uso de los bastones y al mismo tiempo mejorar la condición física, se recomienda la elíptica.

El consciente uso del bastón efectuado en forma diagonal – el bastón derecho toca al mismo tiempo que el talón izquierdo el suelo – puede por medio de un esfuerzo más intenso de la musculatura de los brazos y el tronco, aumentar el ritmo de la marcha y la eficiencia del entrenamiento. La caminata se vuelve más intensa si se incorporan saltos (máximo 20 saltos).

Se debe prestar atención a no tensar los hombros, mantener un impulso relajado en tronco y caderas y los pies dirigidos hacia adelante. Al contrario que en el esquí de fondo, en la Caminata Nórdica se abren las manos totalmente al extender el bastón hacia atrás, el cual se agarra completamente sólo al poner el bastón directamente sobre el suelo. Además se debe prestar atención a llevar un paso firme y levemente elástico, y a la vez impulsarse conscientemente con los dedos.

Las autoridades de la salud de Inglaterra acaban de incluir la Caminata Nórdica en una lista de actividades regulares recomendables para todos lo adultos para fortalecer los músculos, los huesos y potenciar el equilibrio. Igual que otros tipos de actividades moderadas, la Caminata Nórdica básica puede disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como cardiopatías y diabetes de tipo 2, asma, derrame y algunos tipos de cáncer. Además, como cualquier otro ejercicio, puede usarse como parte de un programa de pérdida de peso.

La Caminata Nórdica no afecta a las articulaciones más que caminar, así que es adecuada para personas que tienen sobrepeso o problemas de articulaciones.

Nos leemos la próxima semana

Fuente: Trekking Chile, Runners World

caminataTomás Weimar

Menú de accesibilidad