Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Refugiados celebran Navidad en Madrid

Refugiados celebran Navidad en Madrid - Foto de EFE
Foto de EFE

Un centenar de solicitantes de asilo y voluntarios se reunieron este martes en Madrid para celebrar Navidad, con una comida de distintos países

A pocas horas de que las familias españolas pongan sus mejores manteles y vajillas para la cena de Nochebuena, un centenar de solicitantes de asilo y voluntarios se reunieron este martes en Madrid para reivindicar su derecho a celebrar estas fechas festivas, con una comida de distintos países y un Papá Noel que adelantó su agenda.

Vasos y platos de plástico con hummus, guacamole, encurtidos, embutidos o empanadillas chilenas se extiendieron por las mesas vestidas con navideños manteles de papel, presididas por un árbol de Navidad con decenas de regalos a los pies, en esta “fiesta de prenochebuena” .

El festejo lo organizó la misma red de vecinos que desde hace meses se coordina para asistir a los solicitantes de asilo que acuden a las puertas de Samur Social de Madrid, muchos de ellos venezolanos, aunque esta vez se trasladaron a un local cedido, donde invitaron a un centenar de niños y adultos que no pueden pasar las fiestas en sus países de origen.

Es el caso de Yusnelly, venezolana que ingresó en Cruz Roja el 25 de noviembre. Desde entonces su familia y ella están viviendo en uno de los centros de acogida que hay en la provincia de Madrid, del que partieron hoy para vivir esta cita que es “un gozo”.

“Ya que estamos lejos de la familia, pues hacemos familia acá (…). No es fácil es fácil estar lejos de casa y por las necesidades, esto es lo que nos ha tocado vivir”, dice mientras se culminan los preparativos de este “día de compartir” que agradece a los vecinos.

Una de esas vecinas es Carol, que llega con sombreros de Papá Noel y explica que con esta comida se pretende que los solicitantes de asilo “tengan el derecho a celebrar un día tan especial como es la Navidad“.

La comida estuvo amenizada con música y después, los renos de Papá Noel llegarán para repartir los regalos.

“Estas personas tendrían que estar protegidas tanto por el gobierno local como estatal y están totalmente desprotegidas. Lo único que estamos haciendo es unirnos (…) para darles soporte en todo lo que podemos”, apostilla la voluntaria.

Por la sala del local sonó la música y las cámaras de televisión captaron las entrañables imágenes de los protagonistas del día, como José, solicitante de asilo también llegado a Madrid desde Venezuela.

El lunes hizo un mes que llegó a España con sus dos hijos, su esposa, su hermana mayor, su cuñado y su sobrino, y ya son 24 los días desde que fueron acogidos por Cruz Roja, aunque antes de eso ya vivieron en primera mano la solidaridad de los vecinos.

“Creo que no tenemos cómo agradecer (a los vecinos) porque desde que llegamos aquí nos atendieron demasiado bien”, explica.

Pide en estas fechas “salud y muchas bendiciones para todos los españoles”, a quienes agradece los regalos que podrán abrir sus dos retoños.

“Aquí, gracias a los vecinos, aún mantienen la idea de Papá Noel. Todo lo que le han dado, aunque sea lo más mínimo, lo aceptan y lo disfrutan”, apostilla antes de que le ofrezcan una cerveza.

Mientras tanto, los más pequeños recorren la sala comiendo patatas fritas y sorbiendo sus refrescos en esta fiesta adelantada de Nochebuena.

Con información de EFE

madridnavidadrefugiados
Menú de accesibilidad