Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Noor Iyanat Khan

Noor Iyanat Khan - Foto de britasia.tv.
Foto de britasia.tv.

Son tantos los seres humanos que de una manera u otra salen al encuentro para permitir que otros vivamos una vida libre que solo me queda agradecer

La arquitectura ha sido benévola con el tiempo, manteniéndola intacta. La piedra gris de los edificios guarda el esplendor de una época. Las manos de nuevos arquitectos los han modernizado por dentro, pero las calles secundarias entrelazadas con jardines y plazas rebozadas de robustos árboles dan pinceladas de la intelectualidad de una época al barrio de Bloomsbury, en el centro de Londres. Poetas, escritores y pintores caminaron por sus calles, los nombres de Virginia Woolf, Duncan Grant, E.M Foster John Maynard Keynes entre otros, dejaron improntas inolvidables sobre sus andenes.

 

Foto de britasia.tv.
Foto de britasia.tv.

 

Un nombre que como susurro se pavonean entre los muros de las casas, me genera curiosidad. Al paso veo un busto tallado de una mujer en el Gordon Square Gardens. La placa dice Noor Iyanat Khan (1914-1944).

 

Foto exordio.com

 

Cerca de ahí, en el 4 de Taviton Street, ella y su familia vivieron por un corto tiempo.

Como acostumbro los personajes que me llaman, también me van diciendo hacia dónde ir, así que viajo hacia Francia. Para mí es un solo un abrir y cerrar de ojos, como lo es el paso de la historia, llena de tantos espacios sinuosos y de escenas que hoy se pueden observar, apenas en un santiamén.

Hoy es 14 de julio una banda militar toca música afuera de la casa llamada “Fazal Mazil” en Suresnes a las afueras de París; hoy se recuerda el Día de la Bastilla y se toca con honores a quién vivió ahí. La Banda toca con sus trombones y aunque no hay nadie las notas musicales dibujan la silueta de una pequeña de seis años de complexión delgada en forma de fantasma. Por sus venas corre sangre India descendiente de la realeza. La niña juega en el jardín con su vestido blanco. Aunque su madre es americana, la pequeña ha heredado la piel tostada de su padre. En el linaje lleva la paz del pueblo Sufí y aunque nació en Moscú, el inicio de la Primera Guerra Mundial y la gestación de la Revolución Rusa dejaron inscrito como huella, su certificado de nacimiento.

 

Foto exordio.com
Foto exordio.com

 

Sus juegos se revisten de sus creencias pacifistas, es hija de Hazrat Inayat Khan un sufí musulmán que fundó la orden Mística Sufí de occidente. Tipu Sultan, gobernante Musulmán del siglo XVIII fue su bisabuelo. Así que eso la hace princesa.

La niña crece alegre y soñadora, entre notas musicales estudia música en el Conservatorio de París. Hija de un padre sabio también se inscribe en la Sorbona y estudia Psicología del Niño. La vida va tejiendo sus dolores y ella sufrió profundamente al perder a su padre en un viaje a la India. Siendo la mayor de cuatro hermanos Noor se hizo al frente de ellos.
En la belleza de su casa cuando cumple 25 años de edad, escribe ‘Twenty Jataka Tales’ (Veinte Cuentos de Jataka) inspirada en las famosas leyendas de la antigua vida de Buda en 1939.

En 1940 el tiempo marca un momento de inflexión, los alemanes entran a Francia y Noor y su hermano Vilayet deciden hacer algo frente a la agresión alemana, así que toman un vuelo de París a Burdeos, y luego por mar a Inglaterra.

 

Foto exordio.com
Foto exordio.com

 

Llegando a Londres se unió a las Mujeres Auxiliares de la Fuerza Aérea (WAAA) donde aprendió a pilotear aviones. Más tarde fue reclutada por el Special Operations Executive (SOE). Le dieron entrenamiento como operadora de radio al ver que no era apta para el trabajo en el campo. Cabe mencionar que la radiodifusión en tiempos de guerra era cosa de hombres. Las mujeres espías solo se camuflaban de correo.

Durante este tiempo escribió “Deseo que colegas de la India consigan distinciones militares en esta guerra. Si uno o dos destacan por sus acciones al servicio de los Aliados y pueden ser admirados por todos, eso contribuiría a tender puentes entre los ingleses y los de India”. Denunciaba sutilmente así el trato de los ingleses a los colonizados de la India.

Hubo un arresto masivo por la Gestapo (la Policía Secreta del Estado) que destruyó por completo la red de espionaje del SOE en París. Se le ordenó regresar a casa, pero no podía dejar a sus compañeros sin ningún tipo de comunicación. El General Sir Colin Gubbins describió su trabajo como el principal y más peligroso realizado en Francia. Durante ese tiempo hizo cambios constantes de identidad y quedó como la única agente encubierta que quedaba; enviaba mensajes a Londres cada vez que podía.

Renne Garry, hermana de uno de los colegas la traicionó y se necesitaron seis hombres para realizar el arresto, era el número 84 de la avenida Foch. A golpes la subieron a un coche de la Gestapo.

Tenía bajo resguardo copias de todas sus señales secretas en el escritorio. Estos documentos los alemanes los usaron para mandar mensajes por su radio y así engañar a los agentes en Londres. Con esto los hicieron enviar nuevos agentes, directamente a las manos de la Gestapo.

Encarcelada en la prisión de Pforzheim en Alemania, durante casi diez meses permaneció encadenada, no hubo forma de que revelara ningún detalle de su misión, a pesar de estar hambrienta y haber sido golpeada y torturada. Dos intentos de fuga y la consideran “peligrosa” enviándola al campo de concentración de Dachau.

El 13 de septiembre de 1944, con un grito ahogado de “Liberté” fue fusilada a la edad de 30 años.

Su memorial fue el primer monumento dedicado a una la “Mujer Asiática” en el Reino Unido. Este monumento fue hecho para que su recuerdo no se desvanezca de nuestra memoria epítome del invencible coraje y determinación que alguien puede tener. Es la primera mujer de origen indio que merece una placa azul y una estatua en la casa y el barrio que habitó en Londres.

Mientras escribo y regreso como siempre a mi escritorio, me queda este sabor de boca donde la admiración me sobrecoge. Son tantos los seres humanos que de una manera u otra salen al encuentro para permitir que otros vivamos una vida libre que solo me queda agradecer.

Por DZ

Claudia Gómez

Twitter: @claudia56044195

Claudia GómezDZNoor Iyanat Khan
Menú de accesibilidad