Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

#LaPeorMamá. ¡Feliz aniversario!

#LaPeorMamá. ¡Feliz aniversario! - #LaPeorMamá Lo que puede lograr un niño
Foto de Archivo

Hagamos una fiesta para festejar este año de supervivencia, adaptación y resiliencia por la pandemia de COVID-19, por supuesto en línea

¡Feliz aniversario pandemioso a todos!

Todavía no puedo creer que ya llevamos un año en esto.

Recuerdo ese sábado 14 de marzo cuando al salir del cine vi la noticia de que se estaba tomando la decisión de no regresar a clases y hacer cuarentena hasta que terminaran las vacaciones de Semana Santa.

¿Qué voy a hacer con mis hijos encerrados durante 1 mes? Me preguntaba. ¿De plano no me puedo ir de vacaciones a la CDMX como cada año? En ese momento vivía en Monterrey.

No podía concebir la idea de estar encerrados los 4 tanto tiempo.

Empezó a terminarse el papel de baño, luego las cervezas, la gente empezó a saquear los supermercados y los clubes de precios. Estaba asustada de lo asustada que estaba la gente.

Y así como así empezó a pasar el tiempo sin piedad.

El mes se convirtió en todo el ciclo escolar y en todo el verano y en el siguiente ciclo escolar.

Nos acostumbramos a no salir y estar como muéganos todo el día, todos los días. Y gratamente me sorprendió darme cuenta de lo mucho que puedo disfrutar a mi marido y mis hijos estando encerrados. Pero claro, salir hace falta también.

Las reuniones por videollamada se hicieron parte de nuestras vidas. La escuela y el trabajo en casa se hicieron lo más normal del mundo.

De pronto la gente dejó de quejarse si un niño salía saludando en la cámara de papá que estaba en junta, cuando antes era algo impensable.

Comer todos juntos diario comenzó a ser parte de la rutina de las familias.

Los escritorios y sillas de oficina sustituyeron los muebles de la sala. Comenzamos a compartir nuestros espacios y nuestros útiles con los demás miembros de la familia.

Y los cursos en línea llegaron a un nivel impensable, lo cual en lo personal agradezco sobre manera porque pues de eso vivo ¿verdad?

La “nueva normalidad” que tanto buscábamos sigue sin llegar un año después. La famosa frase “ahora que esto pase…” ya mejor se volvió chiste porque al parecer esto no va a pasar.

Y los cubrebocas ahora son parte del outfit, aunque tengo que aceptar que prefiero ponerme labial.

No sé cuándo pasará esto o si en verdad pasará, o si regresemos a la escuela.

No sé cuando o si mi marido regresará a una oficina. No sé cuando o si me tocará vacuna algún día.

En fin, hay un millón de dudas en el aire pero lo que tengo seguro es que todos estos cambios vinieron por algo. Como muchas veces lo he dicho, prefiero ver el lado positivo de las cosas para no morir de depresión.

Hoy disfruto tener cerca a mis hijos todo el tiempo, lo cual para mí era inimaginable.

Hoy que regresé a vivir a la CDMX estoy feliz encerrada porque no tengo que sufrir el tráfico infernal.

Hoy que salgo muy poco soy feliz porque no tengo que ir al súper que me choca. He decidido que lo mío es comprar en línea, soy una experta y aunque volvamos a la “normalidad” eso no lo dejaré de hacer.

Celebro pues este aniversario que estamos viviendo como familia y como país de acostumbrarnos a lo nuevo y agradezco enormemente los aprendizajes que tanto los míos como yo hemos tenido.

Estoy abierta a lo que venga. Al color del semáforo, a los cambios nuevos, a seguir como estamos o a aventarnos a “regresar”.

Hagamos una fiesta para festejar este año de supervivencia, adaptación y resiliencia, por supuesto en línea. Bebamos un tequila a la salud de lo bueno que nos sucedió y aceptemos lo no tan bueno.

Y como después de cada aniversario, contemos los días para el siguiente.

Bueno no, esperemos que en este caso no haya siguiente.

Gracias por leer

#LaPeorMamá

#LaPeorMamáaniversariocuarentenapandemia
Menú de accesibilidad