#LaPeorMamá ¡Ah, cómo somos conflictivas!

#LaPeorMamá ¡Ah, cómo somos conflictivas! - la peor mamá contradicciones
Foto de archivo

La Peor Mamá, por Claudia Ma. García Reyes Herrera (@plausi1)

Ustedes saben que las mamás hacemos muchas cosas por nuestros hijos. Todo empieza por llevarlos dentro de nuestro hermoso cuerpecito por 9 meses (en números redondos, no me voy a meter en las semanas y demás). También parimos, por el método que cada quien pueda o quiera. Luego viene la amamantada, pffff, la amamantada. Los desvelos durante toda, si toda su vida; no, no se acaban nunca. En fin, lo que sea por esas minipersonitas que gestamos y a las que amamos con locura. Lo que sea.  

Pues entre muchos lo que sea está participar en los eventos escolares. Y es que cómo renunciar a ver a los chamaquillos todos emocionados de ver a su mami haciendo el ridículo el día del niño, o en Navidad, o en cualquier momento de la vida. 

Y la verdad, tengo que confesar que hacer el ridículo a mí se me da bien fácil. Es algo de toda la vida, pero me enfocaré en lo que he hecho a propósito por mis hijos. Si me pongo a contar los que he hecho por accidente no terminaría jamás.

 

  1. Salir de Wendy en la obra Peter Pan cuando #minispeedy estaba en Kinder 1.
  2. Salir de la Reina de Corazones de Alicia en el País de las Maravillas cuando #minispeedy estaba en Kinder 2.
  3. Salir de la Reina de corazones de Alicia en el País de las Maravillas cuando #minispeedy estaba en Kinder 3 y #miniplausi en Maternal. No, no están leyendo doble, no me equivoqué, sí fui dos veces la reina porque plagié la obra del año anterior, fue con permiso pero lo hice. Guilty as charged.
  4. Aún no sucede pero creo que será el peor de todos. Bailar disfrazada de duende ahora que #miniplausi está en Kínder 1.

 

Pues sí, como podrán leer, solita me aviento a hacer el ridículo. Para que negarlo, me encanta. Y sí, lo hago por ver una sonrisa dibujada en la cara de mis hijos y para que no me reclamen porque la mamá de Chuchito sí bailó y la suya no. Lo hago porque me encanta echar relajo y convivir y sobre todo me encanta reírme de mí misma. 

Pero quiero contarles un secreto que seguro nadie sabe porque seguro solo pasa en los grupos en los que he estado, que ni siquiera han sido siempre los mismos: ¡LAS MAMÁS SOMOS ODIOSAS! Sí, me incluyo, todas somos odiosas, somos de lo peor.  

Como en todos lados hay de todo. Pero algo que es un común denominador es el conflicto. ¿Por qué somos así? ¿Por qué? Digo yo, si te inscribes a una actividad para hacer algo para tus hijos ¿por qué meterle broncas? 

No generalizo, los ejemplos los he sacado de una o varias personas con las que me he topado. Ojalá nadie se lo tome personal, espero. Bueno no, la verdad quien se lo tome personal, sorry not sorry

En este tipo de cosas hay quejas por la fecha. Luego porque los días de los ensayos no se les acomodan. Mejor más tarde, no; mejor más temprano. Oigan y ¿no se podría mejor en la noche? ¿Por qué en la escuela? ¿Por qué en un lugar que no es la escuela? 

Se decide la obra, baile o lo que sea. Bueno, pues si no hay de otra está bien, aunque creo que quedaría mejor tal otro.  

Si hay un vestuario igual para más de una persona ni les digo. ¿Por qué ese diseño? me veo gorda. ¿Por qué así? Me veo flaca. No me gusta porque me veo chaparra. Y luego la costurera ¿Por qué ella y no esta otra? No, mejor esta ya no. A mí me contaron que trabaja muy mal.  

Normalmente una persona dirige la obra, o monta el baile o coordina todo el desastre que implica tener a más de 2 mamás en un grupo; en estos grupos va de 20 para arriba el asunto y siempre, siempre, ponemos en duda lo que hace la pobre incauta o sacrificada que cae en la organización/dirección/montaje de tales eventos.

¿Y si en lugar de salir por ahí, sale por allá? Uy no, ese paso de baile no me va a salir. Se me hace que nos vamos a ver todas descoordinadas. ¿Por qué no mejor nos movemos todas para el otro lado? Ay ese paso no me gusta. Es que si estoy hasta atrás no me veo.  

¿Todo eso hay que pagar? ¿Todo eso hay que comprar?

Pero en serio, que nadie falte porque es horrible que falten, no hay respeto. Dice la que más falta.  

Así podría yo seguirme forever. ¡Señoras! Sí, aunque nos pese, somos señoras. 

¿Por qué somos así de conflictivas? ¿Por qué no podemos seguir la carreta y ya? Hoy me probé mi vestuario de duende; parezco una piñata pero esa no es culpa de la costurera, el disfraz me entró, esa era mi meta así que me lo probé y se lo regresé sin hacer ningún comentario. Bueno, hagan de cuenta que me salí encuerada a la calle.

¿Por qué no le pedí que le metiera, le subiera y lo re hiciera? Pues porque es un disfraz que me voy a poner una vez en la vida para que solo me vea mi hija, bueno y unos 200 niños más y las otras mamás y las maestras pero el punto es: Somos demasiado obsesivas y desquiciantes. Quienes se ponen a armar una obra, bailable o festival para sus hijos son bien pinches valientes. Hay que respetar su chamba, yo no digo que no opinemos o que seamos reprimidas, pero tantito, por favor. Escuchemos nuestra mente antes de crear conflictos en todos lados. Seamos más empáticas y menos odiosas, porfitas.

Se los dejo de tarea. Yo haré la mía que no tiro piedras nada más porque sí, tengo mis pecadillos.

Gracias por leer.

la peor mamá