EE.UU. descarta más de 3 mil riñones donados al año
Foto de Robina Weermeijer @averey

Estados Unidos descarta alrededor de 3 mil 500 riñones donados al año, muchos de los cuales podrían usarse para salvar vidas, asegura una nueva investigación.

El estudio, publicado esta semana en la revista JAMA Internal Medicine, se centró en la tasa a la que se utilizaron los riñones donados en los Estados Unidos y Francia entre 2004 y 2014. En ese momento, Estados Unidos descartó alrededor del 17.9 por ciento de los riñones que se recuperaron, mientras que Francia descartó alrededor del 9.1 por ciento de los riñones que recuperó. Es decir, que en total, en Estados Unidos se tiraron casi 28 mil riñones donados en un periodo de 10 años.

Casi 100 mil estadounidenses están en la lista de espera para un trasplante de riñón, y alrededor de 12 personas mueren cada día esperando uno. Mientras tanto, se descartan diariamente alrededor de 10 riñones, según la National Kidney Foundation con sede en la ciudad de Nueva York.

¿Por qué se tiran tantos riñones?

El estudio mostró que los riñones desechados en los Estados Unidos tenían un promedio de aproximadamente 36 años, mientras que los riñones desechados en Francia tenían un promedio de aproximadamente 50 años. Eso significa que Francia tuvo una mayor tasa de aceptación renal de los donantes mayores.

El estudio encontró que los Estados Unidos tienen más probabilidades que Francia de tirar los riñones cuando el donante tuvo hipertensión, diabetes, tuvo un ataque cardíaco o dio positivo por hepatitis C.

Pero eso no significa que esos riñones no puedan usarse para salvar vidas.

“Definitivamente deben usarse y son definitivamente viables”, dijo Sumit Mohan, profesor asociado de medicina y epidemiología en la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. “El uso de riñones de donantes diabéticos funciona notablemente bien”.

Mohan dice que la alternativa de no recibir un trasplante e ir a diálisis, es mucho peor que la de tener un riñón de menor calidad.

La tasa de mortalidad para los pacientes que se someten a diálisis es de aproximadamente un 20 por ciento anual, lo que resulta ser una tasa de supervivencia a cinco años.

“Es comparable a algunos de los peores cánceres que vemos”, dijo Mohan.

Mohan explicó que el riñón promedio experimenta una disminución del 1 por ciento en la función por año cuando una persona ingresa a los 30 años. Sin embargo, la diferencia en la supervivencia del riñón entre un donante de 30 años y uno de 50 años podría ser tan solo de seis meses.

“La gente no pregunta ‘¿cuál es la calidad de mi riñón?'”, dijo Mohan. “La pregunta que todo el mundo hace es: ‘¿cuándo recibiré mi riñón?'”

El estudio descubrió que al adoptar el modelo francés de aceptación de los riñones, Estados Unidos había podido usar casi 17 mil 500 riñones durante el período de 10 años, o aproximadamente el 62 por ciento de los riñones que fueron desechados.

El estudio concluyó que esos riñones podrían haber generado 132 mil años adicionales de vida.

Mohan dice que también existen presiones regulatorias de Medicare, que requieren que los médicos mantengan un cierto estándar de resultados de trasplantes. Otro desafío es el hecho de que cuanto más tiempo le tome a un centro de trasplante aceptar un riñón, mayor será la probabilidad de que el riñón sea descartado.

Un riñón puede sobrevivir fuera del cuerpo durante 36 a 48 horas después de ser extraído, según la Administración Federal de Recursos y Servicios de Salud. Esto significa que las organizaciones de obtención de órganos (OPO) tienen un reloj en marcha para encontrar un centro de trasplante que acepte el riñón donado antes de que no sea viable para un paciente en la lista de espera.

Los centros de trasplante tienen derecho a rechazar los riñones por cualquier motivo y deben tomar esa decisión en 60 minutos antes de que un OPO lleve el riñón a otro centro de trasplante.

Más centros de trasplantes están utilizando biopsias para ayudarlos con esa decisión. Pero Mohan dice que las limitaciones de tiempo naturales significan que estas biopsias son apresuradas e interpretadas incorrectamente.

Eso lleva a un mayor rechazo por parte de los centros de trasplante. Mohan dijo que un uso más estricto de las biopsias podría marcar la diferencia.

“Lo que está sucediendo es que las biopsias de riñón se están utilizando a pesar de que en su mayoría están equivocadas”, aseguró Mohan.

Estas biopsias pueden ser fatales para un riñón. Muchas veces, los centros de trasplante están predispuestos contra los riñones que han sido rechazados anteriormente.

Así el trabajo de colocación de los riñones en hospitales en los que finalmente darán vida a otras personas, se convierte en una serie de eventos que nada tiene que ver con la donación en sí.

Con información de USA Today