Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Caretas, sin evidencia científica para prevenir el COVID-19

Caretas, sin evidencia científica para prevenir el COVID-19 - Personas usando caretas contra el COVID-19. Foto de EFE
Personas usando caretas contra el COVID-19. Foto de EFE

Los CDC de EE.UU. no recomiendan reemplazar los cubrebocas con las caretas, dado que no hay evidencia de que estas puedan prevenir por sí solas el COVID-19

Ante la pandemia de COVID-19 se ha generalizado el uso de cubrebocas, pero también ha crecido la utilización de caretas, de las cuales no hay suficiente evidencia científica para respaldar su efectividad para prevenir los contagios.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos explican que por el momento se desconoce qué nivel de protección brindan a las personas circundantes contra la aspersión de gotículas respiratorias de quien las usa.

Actualmente no hay suficiente evidencia para respaldar la efectividad de los protectores faciales para el control de fuentes de infección”, detallan en su página.

Por ello, los CDC no recomiendan reemplazar los cubrebocas con las caretas, recordando que es preferente utilizar aquellos con dos o tres capas de tela.

En caso de tener que utilizar caretas por tener alguna discapacidad auditiva o interactuar con personas que la padezcan, se precisa que se deberán usar aquellos que cubren los laterales del rostro y se extienden por debajo de la barbilla.

Quienes usen protectores faciales deben lavarse las manos antes y después de usarlo y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca al quitarlo.

Los que sean reutilizables deben limpiarse y desinfectarse después de cada uso.

Con información de López-Dóriga Digital

caretascdccoronaviruscovid-19cubrebocas
Menú de accesibilidad