Añadir fármaco a quimioterapia amplía la supervivencia a cáncer agresivo
Hospital. Foto de Bret Kavanaugh / Unsplash

La adición de un fármaco de inmunoterapia, pembrolizumab, a la quimioterapia de primera línea mejora un 27 por ciento la supervivencia global de las pacientes con un tipo de cáncer de mama triple negativo avanzado, según los resultados actualizados de un estudio que lidera el International Breast Cancer Center (IBCC).

Este centro lidera el estudio internacional KEYNOTE-355, cuyos últimos resultados publica este jueves la revista científica The New England Journal of Medicine (NEJM).

Los últimos datos corroboran que la adición del fármaco de inmunoterapia pembrolizumab a la quimioterapia de primera línea mejora un 27 % la supervivencia global de las pacientes con cáncer de mama triple negativo avanzado con expresión de PD-L1 (un biomarcador que indica que las defensas están frenadas).

Los primeros resultados de este estudio, liderado por el director del IBCC, Javier Cortés, se presentaron en el congreso de la American Society of Clinical Oncology de 2020 (ASCO 2020).

Mujer hospitalizada. Foto de National Cancer Institute / Unsplash

Posteriormente, en el congreso de la European Society for Medical Oncology (ESMO Congress 2021) se presentaron datos más maduros de supervivencia global, que llevaron a la aprobación por parte de la Agencia Europea de Medicamentos en octubre del 2021.

“Se trata de una noticia muy relevante porque el cáncer de mama triple negativo es actualmente el de peor pronóstico y uno de los subtipos en el que los oncólogos estamos más interesados en encontrar nuevas terapias que mejoren la supervivencia y la calidad de vida de nuestras pacientes”, ha destacado Cortés.

El cáncer de mama triple negativo -se conoce así porque las células no contienen receptores de estrógeno ni de progesterona ni producen exceso de proteína HER2- representa alrededor del 15 % de todos los tumores mamarios que se diagnostican.

Es un subtipo tumoral muy agresivo, que se propaga rápido y tiene las peores tasas de supervivencia global cuando la paciente se encuentra en fase de enfermedad avanzada.

El estudio KEYNOTE-355, de fase III, se ha llevado a cabo en 209 centros de 29 países y se han incluido un total de 847 pacientes con cáncer de mama triple negativo avanzado independientemente de si expresaban o no el biomarcador PD-L1.

Tras un seguimiento de 44,1 meses, los últimos datos del estudio KEYNOTE-355 han demostrado que añadir pembrolizumab al tratamiento de quimioterapia aumenta de manera estadísticamente significativa en casi 7 meses la supervivencia global en pacientes con cáncer de mama triple negativo avanzado con expresión de PD-L1.

La mediana de supervivencia global de las pacientes que recibieron quimioterapia y pembrolizumab fue de 23 meses, frente a los 16,1 meses en el grupo que recibió quimioterapia más un placebo.

Con información de EFE