Un recorrido por África

Un recorrido por África - Foto: Diego Rodríguez.
Foto: Diego Rodríguez.

África en su máximo esplendor, un trabajo de Hotbook y Diego Rodríguez

Un primer viaje al suroccidente de África de la mano de Wilderness Safaris, es entrar por la puerta grande de lo más sofisticado y moderno de la idea del safari. Constatar la puesta en práctica del comercio justo, la conservación, la integración a las comunidades y su cultura da todo el sentido a un recorrido por sus campamentos e instalaciones. Lujo, exuberante naturaleza, conservacionismo y amor a África fueron los elementos clave de un trayecto inolvidable por lo más auténtico y salvaje del continente.

Foto: Diego Rodríguez

 

TOKA LEYA Y VICTORIA FALLS, ZAMBIA

Toka Leya es un campamento orgulloso de su labor de conservación, así como de la cercana colaboración con las comunidades aledañas. Cuando se construyó, el sitio estaba abandonado, por lo que Wilderness se dio a la tarea de reforestar la flora del lugar y activar a la comunidad para trabajar en conjunto.

Situado muy cerca de la frontera con Botsuana y a solo 10 minutos de la primera capital de la anti- gua Rodesia del Norte, Livingstone, Toka Leya es el aperitivo ideal para un viajero primerizo en materia de safaris. La frontera sur comparte lago con Botsu na, el Kariba, y la demarca el río Zambeze, que además de nombrar al país, es donde se originan las cataratas Victoria, una de las Siete Maravillas del Mundo y foco del mayor turismo de esta parte del continente.

Foto: Diego Rodríguez

 

Aunque las instalaciones del campamento están en tierra, el avistamento de la fauna se realiza desde las aguas del Kambeze. Navegando en pequeñas lanchas, el ojo aprende rápidamente a detectar especies que emergen a los largo del río Zambeze. La abundancia de hipopótamos, elefantes y cocodrilos apostados en las orillas, además de la abrumadora diversidad de aves, se debe a su ubicación, en medio del Parque MosioaTunya, que alberga otras especies como búfalos, jirafas, cebras, ñus y rinocerontes blancos.

Entre las especies de aves, hay algunas muy codiciadas por aficionados y especialistas como el pata de aleta africana, el martín pescador de cuello medio, el turaco de Schalow y las estacionales, el pratincole de roca y el skimmer africano.

Foto: Diego Rodríguez

 

En la frontera entre Zambia y Zimbabue, el Zambeze se lanza sobre una alargada depresión de más de 100 m, formando las cataratas Victoria. Justo al borde del precipicio, la conocida como Devil’s Pool o Piscina del Diablo se ha convertido en la principal atracción de los amantes del vértigo, por ser una oquedad en la roca donde se puede nadar durante la época seca. Pero el verdadero espectáculo se ve desde los miradores apostados a lo largo del parque frente a los 7.1 km de caída de toneladas de agua por minuto y que da razón a su potente nombre en lengua local: “el humo que retruena”.

Te puede interesar: libros para cambiar tu vida. 

SAVUTI CAMP

Ubicado cerca de la frontera con Namibia, se despliega a lo largo del canal de Savute dentro de la Concesión privada de 150,000 hectáreas de Linyanti.

El canal es una ancha fractura del terreno, famoso por el comportamiento errático de un torrente de agua que, luego de que volviera a fluir en 2008, ha vuelto a secarse, exponiendo una nueva dinámica en la actividad de la vida silvestre. Las cabañas y tiendas del campamento miran hacia este canal, están elevadas sobre el terreno y el lugar invita a realizar caminatas guiadas. La zona concentra la mayor densidad de elefantes del mundo en los meses secos de invierno y aquí son solo para ver, no para tocar como en el campamento de Abu.

Foto: Diego Rodríguez

 

Otras especies también abundan: cebras, ñus, impalas, jirafas, y las especies de antílopes lechwe, reedbuck y kudu. También es posible avistar leones, hienas manchadas, leopardos, guepardos y perros salvajes. Las especies más raras de antílopes, como el sable y el ruano o equino, emergen de los bosques durante la estación seca.

Las tiendas son amplias, elegantes y todo el mobiliario es de un estilo africano lleno de armonía, con tejidos en fibras vegetales y en telas por doquier, cueros repujados y maderas finamente pulidas, y decoraciones con bellos motivos geométricos en to- nos tierra. Abiertas al entorno, así como el resto de las instalaciones, todo un orden impecable está pensado para no perder ni un segundo del evento interminable de la naturaleza que transcurre afuera, sea el tránsito de las sombras a lo largo del día o el curso de las aguas y de los animales. África es una película que no se detiene, y uno está inmerso en sus movimientos, en su incesante sonido.

Foto: Diego Rodríguez

 

EL INFINITO DELTA DEL OKAVANGO

Lo más extraordinario del paisaje de Botsuana lo constituye el complejo delta del Okavango, el único estuario de un río que no desemboca en el mar, y en cambio riega praderas interiores abarcando un territorio de 15,000 km2, estampando un paisaje de verdes, ocres y azules memorables. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2014.

En esta geografía donde la mirada no encuentra obstáculos hacia el horizonte, la sabana está cubierta por praderas plagadas de pequeños arbustos espinosos, acacias esparcidas, ríos y lagunas. Cuando los ríos aumentan su caudal, en la estación seca de invierno, todo organismo vivo se sincroniza con este evento y el delta se ve inundado no solo por caudales de agua, sino por la mayor coreografía de especies animales. Manadas de búfalos, antílopes, jirafas y cebras, licaones, leopardos y leones, así como bandadas de aves, pueblan el territorio en un espectáculo sin precedentes. El delta ha sido sede de exitosas reintroducciones de animales en peligro de extinción, como el rinoceronte blanco y el negro, y aquí se encuentra la mayor densidad de elefantes de todo el continente.

Foto: Diego Rodríguez

 

Todos los campamentos de Wilderness Safaris son alojamientos de un lujo inimaginable, como en los de Qorokwe y Mombo, que son de una arquitectura deslumbrante, diseñada desde y para la naturaleza donde se encuentra. Las tiendas de campaña prácticamente se mimetizan con el medio, gracias a una inteligente arquitectura pensada para acomodar al más exigente de los huéspedes, sin alejarlo de lo más genuino del entorno. Las maderas naturales, los techos de palma, paja o lona, así como el mobiliario, se han elaborado y adaptado a sus funciones según un diseño elegante son finos acabados.

Los interiores de las tiendas son acogedores espacios don- de se ha cuidado cada detalle en la decoración. Las instalaciones se integran a las áreas comunes por medio de caminerías elevadas de madera con secciones que a veces se interrumpen para permitir el libre tránsito de los animales. Las puertas son prácticamente inexistentes para permitir que la naturaleza se incorpore a los exquisitos espacios interiores y mostrar el paisaje desde todos sus rincones.

Por lo general, y dependiendo de la estación, los campamentos incluyen otras estructuras elevadas igualmente confortables, donde es posible dormir a la intemperie para ver el atardecer caer sobre la sabana y contemplar las estrellas. La infraestructura en las unidades de Wilderness Safaris son entera- mente sustentables y todas utilizan 100% energía solar.

Foto: Diego Rodríguez

 

Un día normal en uno de sus campamentos comienza muy temprano para alistarse y ser testigos del espectáculo que ofrece África al amanecer, cuando los animales están más activos. Al regreso, se desayuna y se descansa en el campamento. Algunas locaciones ofrecen avistamentos aéreos desde globos aerostáticos o vuelos en helicóptero operados por Heli Horizons, compañía afiliada a
Wilderness Safaris para proveer esta experiencia. También es el tiempo ideal para realizar caminatas en grupo o privadas con los guías del campamento.

Al atardecer, es hora de salir de nuevo para presenciar el regreso masivo de las aves a sus nidos y ver más de la vida natural. De noche, el paisaje está en el cielo estrellado y los campamentos tienen telescopios para admirarlo. Se organizan cenas al aire libre, conocidas como “boma” y se encienden fogatas alrededor de las cuales se cuentan y cantan viejas historias africanas.

Foto: Diego Rodríguez

 

Wilderness trabaja de cerca con las comunidades donde se encuentran sus campamentos, participando en proyectos científicos de reinserción de animales a la vida salvaje, especialmente del rinoceronte, o ayudando en colegios y aldeas cercanas de formas que las enriquecen sin perder su identidad, cultura y creencias.

QOROKWE CAMP

La arquitectura y el despliegue de diseño y buen gusto de este campamento, al sureste del delta del Okavango, hace dudar al huésped si quedarse únicamente a disfrutar de sus instalaciones o salir de safari. Cada día. Pero el más reciente camp de Wildeness dispone de 26,180 hectáreas de amplias sabanas y dada la confluencia de distintos ecosistemas, la concentración de predadores en pos de la abundante fauna es aquí mayor. Entonces, prevalece la salida al safari porque siempre se tendrá la seguridad de regresar a sus bellos y confortables espacios. En los meses de marzo a junio, la estadía en Qurokwe es aún más espectacular porque toda la sabana florece.

Rodeado por el canal Gomoti y el río Santantadibe, aquí se está en el hábitat típico del delta del Okavango, sembrado de islas estacionales con abundantes palmeras, islas boscosas, vías navegables tranquilas y áreas de bosques secos. La palabra “qorokwe” deriva de una expresión en la lengua local que significa: “lugar donde el búfalo sale de los matorrales para saltar al río”, que los hay a granel, y en consecuencia, abundan los mamíferos acuáticos como el hipopótamo y los búfalos. Los safaris van tanto por tierra como en barcazas, en época de inundaciones, y es un enclave reconocido internacionalmente para el avistamento de aves IBA (Internacional Birding Area, por sus siglas en inglés).

Foto: Diego Rodríguez

 

Nada desentona en la arquitectura de pisos elevados sobre el terreno de Qorokwe. Las tiendas, todas construidas en maderas nobles, presentan un diseño abierto hacia el paisaje y finos acabados en paredes de lienzo. Áreas de descanso interiores y terraza exterior privada, baños con tina, lavamanos separados y ducha al aire libre completan la unidad para el descanso perfecto luego de un día de safari.

VUMBURA PLAINS, NORTH CAMP

Situado al norte del delta de Okavango y lindando con la Reserva Natural Bomburi, el Campamento Norte se encuentra en una concesión privada. Las llanuras inundables de Vumbura, conocidas localmente como ‘melapo’, forman parte del delta del Okavango y ofrecen una buena observación estacional de elefantes, jirafas, cebras, impalas y los antílopes sable, kudu, acuático común y reedbuck; así como el tsessebe común y ñus; destacan la lechuga roja y búfalo del cabo.

Foto: Diego Rodríguez

 

En Vumbura Plains es posible realizar vuelos panorámicos en globos aeroestáticos o en helicóptero por Heli Horizons, casi todo el año. Es la única zona en Botsuana que permite realizar esta actividad.

Hipopótamos y cocodrilos también son comunes en las vías fluviales. Los depredadores más típicos incluyen el perro salvaje africano, varias poblaciones saludables de leones residentes, así como el leo- pardo, el guepardo y el gato salvaje africano. La observación de aves es excepcional durante todo el año.
Wilderness lleva adelante programas de conservación en el área de las planicies de Vumbura y forma parte activa de un plan de participación comunitaria que brinda los beneficios del ecoturismo a las comunidades que viven alrededor del delta del Okavango.

Como una actividad opcional, el campamento opera paseos en globo en los meses de abril a octubre de 2018 y están disponibles vuelos panorámicos en helicóptero para tener una vista aérea del ecosistema deltáico.

MOMBO CAMP

Mombo es, por mucho, uno de los tres campamentos más lujosos de África y es el campamento bandera de Wilderness. Se encuentra en la isla Mombo, en el extremo norte de la isla de Chief, caracterizada por bosques de mopane y de acacias atravesados por cinturones de arena del Kalahari. La concesión Mombo comprende 45,000 hectáreas y es conocida como “el lugar de la abundancia”. Las inundaciones estacionales crean marismas en las costas enmarcadas por palmeras datileras y bosques ribereños.

Foto: Diego Rodríguez

 

Mombo ofrece posiblemente la mejor área de reservas naturales de Botsuana, con abundantes manadas de jirafas, cebras, jabalíes, y demás fauna y avifauna propias del delta. Aquí es donde los rinocerontes blancos y negros fueron reintroducidos por primera vez en el delta, que ocasionalmente han sido vistos por unos pocos afortunados. En todo caso, se tiene la oportunidad de conversar con un experto que regularmente presenta charlas sobre esta exitosa reintroducción de un animal al borde de la extinción, y de la participación de Wilderness en el proyecto.

El campamento, galardonado como “el mejor hotel del mundo” por Travel & Leissure World Best (2013) es, entre todos los camps de Wilderness, el epítome del lujo. Al igual que Qorokwe, sus instalaciones se elevan sobre el terreno para ejercer el menor impacto posible en el entorno y su funcionalidad es completamente sustentable. Cabañas y áreas comunes cuentan con todo el equipamiento de un alojamiento cinco estrellas, además del cálido servicio local y alta gastronomía a cargo de chefs con varias estrellas Michelin.

Foto: Diego Rodríguez

 

Al alojarte en este suntuoso safari, tendrás la oportunidad de quedarte en los refugios Kubu Kaya o en el Skimmer, alejados unos 30 minutos del campamento central. Son dos estructuras de palafito, con capacidad para unas seis personas, cuya elevación permite ver la llanura inundada o un canal estacional que es el hogar de numerosos hipopótamos.

ABU CAMP

El campamento Abu está situado en un antiguo bosque ribereño que pertenece a una reserva del oeste del delta del Okavango, la Concesión Abu. La distingue ser centro de reinserción y acogida de elefantes. Es por ello que está permitida la interacción entre los huéspedes y estos mamíferos gigantes. Actualmente viven, dentro del campamento, seis elefantes Cathy, Sirheni, Lorato, Paseka, Warona y Naledi, dos de ellos bebés.

Por lo tanto, las actividades aquí son pasear con ellos (solo mayores de 13 años), alimentarlos, bañarlos o verlos bañarse en barro, escuchar charlas sobre su anatomía y conservación a nivel nacional, continental e internacional, y estudiarlos en su biblioteca especializada en elefantes.

Foto: Diego Rodríguez

 

Checa esto: tips para ir a un safari africano.

Además de los elefantes, este campamento está en una de las concesiones de mayor superficie y biodiversidad del Okavango. Hay game drives diarios como en los demás campamentos y actividades tanto en tierra como en el agua, ya que es un combination camp. Dependiendo de la fecha se puede navegar los canales en lanchas, o recorrerlos en los tradicionales mokoros, canoas hechas de troncos ahuecados que se impulsan por medio de un palo. Son constantes los avistamentos de leopardos, leones y wild dogs.

En la estación seca también hay presencia de cheetas. También abundan los elefantes, búfalos, hipopótamos, antílopes de diversas especies, e infinidad de aves.

Foto: Diego Rodríguez
#viajesáfricaHotbook