Presidente francés califica de “mentiras” acusaciones de su expareja
Internet

El presidente francés Francois Hollande aseveró que son “mentiras” las acusaciones de su expareja, la periodista Valerie Trierweiler, quien afirmó en un reciente libro que Hollande desprecia a los pobres a los que llama “sin dientes”.

En declaraciones exclusivas al semanario Le Nouvel Observateur, el mandatario afirmó que los comentarios vertidos contra él por su ex compañera sentimental con la que rompió a principios de año al descubrirse que tenía una amante, le dolieron y son falsos.

En el libro, publicado la semana pasada, titulado Gracias por este momento, que se agotó en pocos días en las librerías, Trierweiler afirmó que Hollande, presidente socialista, llamaba “sin dientes” a los pobres, lo que provocó un escándalo en el país.

“No quiero que se pueda decir o escribir que yo me burlo del dolor social porque es una mentira que me duele”, señaló Hollande al semanario que publicó este miércoles algunos extractos de la entrevista.

“Este ataque sobre los pobres, los desfavorecidos, lo viví como un golpe contra toda mi vida entera”, dijo el líder político socialdemócrata.

“En todas mis funciones, en todos mis mandatos, no he pensado más que en ayudar, en representar a los que sufren. Nunca he estado del lado de los poderosos, aunque no soy su enemigo, pero sé de dónde vengo”, explicó Hollande.

El presidente precisó que parte de su familia tiene orígenes modestos y que su abuelo por parte materna era un sastre de provincia que vivía en una pequeña vivienda en París.

“¿Cree usted que yo podría despreciar el medio del que vengo, donde tengo mis raíces, mi razón de vivir?”, comentó Hollande en la entrevista.

Sobre la expresión “sin dientes”, que según la expareja de Hollande sería como él define a los pobres, indicó que “encontré gente en las peores dificultades, desgastadas por la vida. Tenían problemas para cuidar sus dientes”.

“Es la señal de la peor miseria. Esas gentes las frecuenté, ayudé y apoyé”, aseguró Francois Hollande, quien dijo que se encontraba dolido por los comentarios de su ex compañera sentimental, con la que no estuvo casado, pese a que ejerció como primera dama de Francia.

“Lo que vivo en este momento no es agradable, pero qué quiere usted, ¿que vaya a llorar por mi suerte ante los franceses, que lloriquee? No soy un demagogo ni un cómico”, precisó sobre sus sentimientos heridos por Trierweiler, antigua periodista de la revista Paris Match.

“Los franceses esperan otra cosa de mí, esperan resultados. Mis estados de ánimo no les interesan”, concluyó sobre los ataques del libro de Trierweiler, quien fue hospitalizada luego de enterarse de que Hollande la engañaba.

Con información de Notimex