Presidente colombiano fue espiado por inteligencia militar
foto de archivo

La inteligencia militar colombiana espió al presidente Juan Manuel Santos desde una oficina fachada del Ejército que operaba en esta capital, denunció el detenido ciberpirata Andrés Sepúlveda.

En una entrevista que publicó este domingo la revista Semana, el experto en informática, acusado de espiar el proceso de paz, señaló que desde el centro de inteligencia militar Andrómeda se interceptó el correo electrónico del mandatario.

“El objetivo era saber qué hacía el presidente, cómo lo hacía, cuándo lo hacía, desde su parte electrónica. Siempre me comentaron que a la hija de él también la habían chuzado, también sé que fue la gente de Andrómeda, dicho por ellos”, apuntó.

Aseguró que la oficina fachada desde la cual se hacía el seguimiento, “se terminó convirtiendo en uno de los brazos de información del uribismo”, sector que sigue al expresidente Álvaro Uribe, principal opositor del proceso de paz.

Sepúlveda, quien trabajaba para la campaña del candidato uribista, Óscar Iván Zuluaga, fue imputado en mayo pasado por los delitos de espionaje, acceso a sistemas informáticos, uso de software malicioso y violación de datos personales.

En su confesión a la Fiscalía colombiana, el ciberpirata admitió que traficaba con información de inteligencia y reveló entonces que Andrómeda fue una de sus fuentes de datos reservados.

Aseguró que decidió contar todo lo que sabe sobre el espionaje a los diálogos de paz entre el gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) porque se cansó de “tener una cruz que no es mía”.

“Quiero que la gente sepa todo, y todavía falta muchísimo por conocerse, que no lo puedo decir todo ahora porque hay procesos investigativos en la actualidad, pero que la gente sí tenga claro algo, y es que yo voy a contar todo”, añadió.

Sepúlveda, quien fue detenido durante la pasada campaña presidencial en su oficina del norte de Bogotá, desde donde espiaba el proceso de paz, dijo contar con las pruebas suficientes para demostrar que no se está “inventando nada”.

Con información Notimex.