África y Asia las regiones “más peligrosas” para legisladores de Derechos Humanos
Internet

África y Asia fueron en 2014 las regiones más peligrosas del mundo para los legisladores, según estadísticas dadas a conocer hoy por la Unión Interparlamentaria (UIP).

El organismo destacó el alto precio que los parlamentarios pagan en muchas partes del planeta en defensa de los derechos humanos fundamentales y del ejercicio de su libertad de expresión.

De cara al Día de Derechos Humanos que se conmemora el 10 de diciembre, la UIP subrayó los peligros que los legisladores afrontan en numerosos países.

Esto incluye muerte, tortura, amenazas, arresto y detenciones arbitrarias, juicios sin las debidas garantías, violación de la libertad de expresión y la suspensión o pérdida ilegal de su mandato parlamentario.

El informe Abusos contra los Derechos Humanos de los Parlamentarios 2014, lanzado este lunes en rueda de prensa en Ginebra, muestra que 311 legisladores de 41 países vieron sus casos examinados por el Comité de la UIP que se encarga de revisar las denuncias.

Esto representa un incremento del 13 por ciento con respecto a 2013, año en el que el Comité examinó denuncias de violaciones de los derechos humanos contra 270 legisladores en 30 países.

Creado en 1976, el Comité sobre los Derechos Humanos de los Parlamentarios apoya de manera eficaz y de manera individual a legisladores cuyos derechos son violados.

La información de 2014 reveló que el 38 por ciento de los parlamentarios provienen de África; el 25 por ciento de Asia; el 18 por ciento de Oriente Medio y el Norte de África; el 14 por ciento de las Américas; y el 5.0 por ciento de Europa.

La mayoría de estos legisladores provienen de partidos de oposición (71 por ciento), aunque un significativo 26 por ciento pertenecen a partidos gubernamentales. En conjunto, el 89 por ciento de los parlamentarios afectados son hombres y el 11 por ciento mujeres.

“Estas cifras son extremadamente preocupantes ya que demuestran que en todo el mundo los legisladores son acosados, y en algunas ocasiones corren riesgo de muerte, en un claro intento de intimidar y silenciar las voces críticas y la disidencia”, dijo Martin Chungong, Secretario General de la UIP.

“Las cifras que presentamos hoy son casos presentados ante la UIP, pero hay otros abusos que quedan fuera de nuestro alcance, dado que el Comité solo puede intervenir por petición del parlamentario afectado, miembros de su familia, representantes legales, otros parlamentarios u organizaciones de derechos humanos”, añadió.

La mayoría de casos referidos llevan menos de cinco años siendo considerados por el Comité, pero hay otros que incluyen preocupantes acusaciones que se prolongan en el tiempo. Algunos son de hace más de 10 años (un 10 por ciento), con otro cinco por ciento que se remonta a la década de 1990.

En 2014, un total de 101 nuevas decisiones fueron adoptadas por la UIP, al hacer un llamamiento a las autoridades de los países en cuestión a dar pasos eficaces en favor de una solución satisfactoria de los casos.

El Comité admitió a trámite durante el año nuevos casos concernientes a 71 parlamentarios de Camboya, Colombia, la República Democrática del Congo, Ecuador, Irak, Israel, Maldivas, Omán, Palestina, Venezuela y Zambia.

También cerró casos concernientes a 12 legisladores.

Durante el año, el Comité realizó dos misiones sobre el terreno en Turquía y Zambia, y tuvo una misión de observador en Camerún, Colombia y Malasia.

En cuanto a la región de las Américas un total de 42 legisladores (37 hombres y cinco mujeres) de cuatro países (Chile, Colombia, Ecuador y Venezuela) vieron sus casos examinados por el Comité en 2014. El 85 por ciento de los casos proceden de Colombia (24 legisladores) y Venezuela (14 legisladores).

Las amenazas y otros actos de intimidación fueron las violaciones más denunciadas, seguidos de la falta de garantías de juicio justo. Los asesinatos y las violaciones de la libertad de expresión también son objeto de seria preocupación, refirió el informe de la UIP.

Con información de Notimex