Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

¿Y por qué demonios quieren que renuncie Tomás Zerón?

ciro-gomez-leyva1

Ciro Gómez LeyvaLa historia en breve

Se entiende que los padres de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa pidan que deje el cargo. O que tuiteros activistas encumbren el hashtag #TomasZeronRenuncia. Pero la vulgaridad declarativa de algunos políticos no tiene límite. Tomo el ejemplo de Marko Cortés.

Se entiende que los padres de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa pidan que deje el cargo. O que tuiteros activistas encumbren el hashtag #TomasZeronRenuncia. Pero la vulgaridad declarativa de algunos políticos no tiene límite. Tomo el ejemplo de Marko Cortés.

Dijo el jueves el coordinador de los diputados del PAN, tras la fallida conferencia de prensa del director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR sobre los viajes al río San Juan de Cocula el 28 y 29 de octubre de 2014: “Hacemos un llamado a la PGR para que quite de su cargo a Tomás Zerón, ya que dicho por el grupo de expertos, fue Tomás Zerón el que obstaculizó el proceso, el que falseó las pruebas, el que provocó que gente fuera a declarar sin su abogado, y esto es violatorio de los derechos humanos; el que ha provocado que no logremos saber los mexicanos la verdad en primera instancia. Pedimos que se le quite de su puesto y que la PGR abra una investigación y que se deslinden responsabilidades. No puede ser que quien esté obligado a procurar la justicia sea quien la esté obstaculizando”.

Marko Cortés: cero información: el lugar común y la urgencia de salir a los medios a decir tonterías (uso un calificativo suave).

El viernes pude entrevistar a Zerón. Me explicó que él mismo pidió ser investigado y que en ningún momento se violó el debido proceso. No entro en los detalles que sí profundizó sobre las diferencias de la visita de investigación del 28 y la diligencia ministerial del 29, ni en cómo sus superiores le dieron luz verde cuando les informó que un joven detenido, Agustín García Reyes, se ofrecía para ir al río a reconstruir los hechos. “Váyanse para allá”, le ordenaron.

Me quedo con dos puntos expresados por Zerón el viernes: la manera en que repitió que el del 28 no fue un acto oculto ni mucho menos, y la frase: “El GIEI juzga con hipótesis y con hipótesis condena”.

Hacía falta una voz en el gobierno del presidente Peña Nieto, el secretario Osorio Chong y la procuradora Arely Gómez que afirmara eso sin complejos de culpa. Porque es a partir de hipótesis y conveniencias singulares que expertos y neófitos, como el diputado Marko Cortés, gritan en rebaño: ¡que renuncie!

“No pienso dejar el cargo, hoy tengo más compromiso que nunca con la PGR y con mi país”, me dijo Zerón al final de su semana horribilis. ¿Alguien en el gobierno tiene evidencia de que falló en las formalidades del debido proceso, de que obstaculizó la investigación? Creo que no. Pero las culpas del peñanietismo son tan grandes que cualquier cosa puede suceder con tal de tratar de quedar bien con quienes los seguirán despreciando.

La verdad Murillo Karam-Zerón prevalece, con o sin GIEI: a los jóvenes los sometieron, secuestraron y mataron. A dónde fueron a tirar los restos es aún dudoso, y es secundario, en la gran historia de este crimen, esta desgracia.

MENOS DE 140. Si no regresan a clases, el secretario Aurelio Nuño no se reunirá con ellos. Es el mensaje de la SEP a los politécnicos en paro.

Menú de accesibilidad