Vive, sí, pero el misterio sigue


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Se sabe más hoy: si bien el joven preparatoriano no ha podido contar lo que vivió en los cinco días de su desaparición, debe determinarse con claridad por qué fue puesto en libertad y saberse si su actual estado mental se deriva o no de su detención.

Se sabe más hoy: si bien el joven preparatoriano no ha podido contar lo que vivió en los cinco días de su desaparición, debe determinarse con claridad por qué fue puesto en libertad y saberse si su actual estado mental se deriva o no de su detención.

Tiene que explicarse de modo irrebatible por qué fue detenido, puesto que no aparece ningún denunciante y los policías admiten que no tuvieron delito que perseguir.

¿Por qué uno de los cuatro uniformados huyó a Guerrero y otro se amparó, pero está dispuesto a declarar?

Los dos restantes dieron la cara y afirman que Marco Antonio fue liberado cinco minutos después de haber sido subido a la patrulla.

Aunque el procurador Edmundo Garrido precisa que la fugaz privación de la libertad no puede hasta el momento considerarse una desaparición forzada, porque no hay elementos para presumir que se le quiso ocultar o retenerlo (salió por su propio pie del juzgado cívico en el Edomex), por fortuna el muchacho vive pero el misterio sigue: ¿qué sucedió? ¿Por qué se violaron los protocolos? ¿Con qué fin fue detenido…?

[email protected]

  1. Son rateros, no corruptos

    El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó ayer a los pobladores de Acambay (Edomex) a no caer en "la corrupción", como entiende el delito de saqueo de combustibles. Su audiencia de centenares lo escuchó con respeto y lo despidió con vítores luego de que repartió apoyos económicos y exhortó a que todos se porten bien y no caigan "en esas actividades"... a sabiendas de ante quiénes hablaba: 10 días antes, en ese municipio, en la comunidad San Antonio Detiña, una turba semejante en cantidad a la del viernes en Tlahuelilpan, Hidalgo, huachicoleó de una toma clandestina y es de suponerse que entre el público estuvieron algunos o muchos de los ladrones a quienes, por su extraña manera de interpretar la realidad, intenta justificar porque son "pobres".

    Continuar leyendo

  2. ‘Huachicoleo’ para principiantes

    Para improvisar tomas clandestinas en ductos y poliductos basta horadarlos y colocar un grifo para extraer el combustible con la misma facilidad con que se toma el agua de una llave de jardín. Se perfora con taladro de mano y una broca de diámetro no mayor a una pulgada (lo que mide una corcholata: 2.5 centímetros), y esto se hace con paciencia para evitar las chispas y el calor (son tuberías normalmente frías, como las gasolinas, y casi heladas porque llevan ríos).

    Continuar leyendo