Una ilusoria “imparcialidad


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Con un “ah, qué don Carlos”, desde Tampico escribe Juan Antonio Garza Flores:

Con un “ah, qué don Carlos”, desde Tampico escribe Juan Antonio Garza Flores:

“Como lector de MILENIO Diario en esta ciudad, he sido suscriptor y me molesta que el director se manifieste abiertamente en contra de un candidato, cuando debe ser imparcial porque esto se considera parcial y ofensivo”.

¡Ouch!

El remitente no dice lo que sustenta su reproche ni en qué texto leyó que estoy “en contra” de algún aspirante, pero supongo se refiere a lo que ayer publiqué aquí a propósito de que, según Andrés Manuel López Obrador, quienes no voten por él serán “cómplices de la corrupción”.

Describir el contraste obvio entre el “amor y paz” que AMLO pregona y sus ofensivos arrebatos que lo contradicen de ninguna manera es “atacarlo”, estar “en contra” suya o algo por el estilo.

Señalar los que se consideran desaciertos de quien sea no expresa otra cosa que un punto de vista y libertad de opinión y de expresión.

Don Juan Antonio, como muchos lectores despistados y hasta periodistas ignorantes o engañabobos, cree la mentira de que el periodismo es “imparcial”.

Jamás lo es.

[email protected]

  1. Hacia una democracia mediocre

    Para el consejero presidente, Lorenzo Córdova, la decisión de la Cámara de Diputados de escamotear al presupuesto del Instituto Nacional Electoral 950 millones de pesos “fue una apuesta a la parálisis institucional por la vía de los recursos”.

    Continuar leyendo