Una ilusoria “imparcialidad


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Con un “ah, qué don Carlos”, desde Tampico escribe Juan Antonio Garza Flores:

Con un “ah, qué don Carlos”, desde Tampico escribe Juan Antonio Garza Flores:

“Como lector de MILENIO Diario en esta ciudad, he sido suscriptor y me molesta que el director se manifieste abiertamente en contra de un candidato, cuando debe ser imparcial porque esto se considera parcial y ofensivo”.

¡Ouch!

El remitente no dice lo que sustenta su reproche ni en qué texto leyó que estoy “en contra” de algún aspirante, pero supongo se refiere a lo que ayer publiqué aquí a propósito de que, según Andrés Manuel López Obrador, quienes no voten por él serán “cómplices de la corrupción”.

Describir el contraste obvio entre el “amor y paz” que AMLO pregona y sus ofensivos arrebatos que lo contradicen de ninguna manera es “atacarlo”, estar “en contra” suya o algo por el estilo.

Señalar los que se consideran desaciertos de quien sea no expresa otra cosa que un punto de vista y libertad de opinión y de expresión.

Don Juan Antonio, como muchos lectores despistados y hasta periodistas ignorantes o engañabobos, cree la mentira de que el periodismo es “imparcial”.

Jamás lo es.

[email protected]