El INE y los medios faltaron a su compromiso, según la directiva de Morena. Bajo esa justificación –arbitraria y subjetiva—, brigadistas con chalecos guinda barren las calles de todas las colonias de las 16 alcaldías de la Ciudad de México para entregar un paquete con tres documentos.

Al ejemplar correspondiente al bimestre marzo-abril de Regeneración —el impreso fundado por Jesús Ramírez Cuevas y dirigido por Jorge Gómez Naredo— lo complementan dos hojas volantes: una, con la reproducción de la boleta que el INE mandó imprimir para la consulta sobre la Revocación de Mandato que ocurrirá este domingo 10 —acompañada de un instructivo para acudir a los centros de votación y la lista de casillas habilitadas en cada demarcación— y la otra, que cambia en cada colonia, con la ubicación exacta de la casilla correspondiente a las secciones electorales.

El periodo de silencio, en vísperas del inédito ejercicio de participación ciudadana, aplica solo al INE. Los partidos políticos tienen impedido —por mandato de ley— promover el voto. No obstante, Morena promueve la defensa del proyecto de Andrés Manuel López Obrador.

Los electores regresarán a las urnas, después de 10 meses. En la capital de la República, los morenistas quieren sacarse la espina de la derrota en las elecciones constitucionales. Y con la expectativa de contribuir con un millón de votos contra la Revocación de Mandato han salido a recorrer las calles para promover la asistencia a las urnas. Los números no mienten: un tercio de los electores capitalinos está negado a participar y casi la mitad, desconocía la ubicación del centro de votación al que podrá acudir.

Aun así, en la cúpula de la Cuarta Transformación mantienen los escenarios optimistas: habría 1.5 millones de votos (apenas 20% de los votantes inscritos en la lista nominal en la CDMX), con dos terceras partes a favor que siga AMLO en Palacio Nacional.

Enfrente, los ocho integrantes de la Unión de Alcaldes que buscarían sabotear el triunfo de AMLO y de Claudia Sheinbaum. Y es que —según información entregada en la víspera en el Palacio del Ayuntamiento— han conocido información sobre el trabajo de campo de los operadores morenistas con los beneficiarios de los programas federales y del gobierno capitalino.

Sin posibilidad de modificar la intención del voto, la oposición pretende incentivar el abstencionismo. ¿La receta? Promover una intensa agenda de “salidas culturales”, sobre todo entre adultos mayores e integrantes de otros grupos vulnerables, a sitios arqueológicos y museos en la zona metropolitana de la capital de la República.

La invitación incluye alimentos y transporte a sitios como las pirámides de Teotihuacán, Actopan o la zona de Los Volcanes, pero también el Bosque de Chapultepec o Xochimilco, e involucraría a unidades del transporte público.

Para evitar ese sabotaje, los morenistas quieren implementar “operativos de supervisión” a las rutas involucradas —de microbuses y autobuses— con el ánimo de bloquear su organización y retener su salida temprano, el próximo domingo. Los alcaldes de la UNE mantendrán bajo reserva, el punto de partida y el horario de las excursiones, cuyo horario inalterable es de 7 a 18 horas.

Efectos secundarios

SECUELAS. Siguen su curso las investigaciones sobre los lamentables hechos en el Estadio Corregidora, en Querétaro, ocurridos hace un mes. En el deslinde de responsabilidades, el gobernador Mauricio Kuri González, ordenó el cese de Miguel Ángel Contreras y Carlos Rodríguez Di Bella, quienes estaban al frente de la secretaría de seguridad ciudadana y la coordinación estatal de protección civil. El mandatario panista hizo una minuciosa valoración antes de proceder a ese ajuste y dejó claro a su gabinete que nadie tiene asegurado su lugar y que los errores —ya sean de hecho o por omisión— son imperdonables.