Un neonazi de mierda

carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Donald Trump, quien dijo de sí mismo: “Soy un genio y soy muy estable”, dio ayer una prueba más de que sigue siendo un pobre diablo tan millonetas como imbécil e inestable.

Donald Trump, quien dijo de sí mismo: “Soy un genio y soy muy estable”, dio ayer una prueba más de que sigue siendo un pobre diablo tan millonetas como imbécil e inestable.

Al despersonalizar su desprecio por la población que no sea de raza blanca, preguntó ante congresistas: “¿Por qué todas estas personas de países de mierda vienen aquí?”, refiriéndose a los salvadoreños, haitianos y africanos que quieren vivir en EU.

La reunión tenía como siniestro tema una propuesta para limitar la reunificación familiar y la “lotería de visas”, a cambio de evitar que sean deportados 800 mil jóvenes soñadores indocumentados.

Puertas abiertas, eso que ni qué, para recibir a inmigrantes de países tales como Noruega, sugirió el bravucón que despacha en la Casa Blanca.

“Siempre supimos que al presidente Trump no le gustan las personas de ciertos países o de algún color”, se lamentó el demócrata de origen despreciable Luis Gutiérrez, quien apenas ayer descubrió: “Ahora podemos decir con ciento por ciento de seguridad que el presidente es un racista…”.

El genio y estable, pues, nada más es un neonazi de mierda.

[email protected]

  1. Impunidad verbal en el debate

    Federico Berrueto definió anoche (MILENIO televisión, con Azucena Uresti) como “impunidad verbal” el borbotón de ofensas, mentiras, medias verdades  y descontones que se dieron el domingo los candidatos presidenciales.

    Continuar leyendo

  2. La gallera en Tijuana

    A medida que se aproxima la elección del próximo Presidente de la República, las propuestas de gobierno han ido perdiendo terreno frente a la incontinencia de los candidatos para descalificarse a través del recurso fácil del insulto.

    Continuar leyendo