Un neonazi de mierda


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Donald Trump, quien dijo de sí mismo: “Soy un genio y soy muy estable”, dio ayer una prueba más de que sigue siendo un pobre diablo tan millonetas como imbécil e inestable.


Donald Trump, quien dijo de sí mismo: “Soy un genio y soy muy estable”, dio ayer una prueba más de que sigue siendo un pobre diablo tan millonetas como imbécil e inestable.

Al despersonalizar su desprecio por la población que no sea de raza blanca, preguntó ante congresistas: “¿Por qué todas estas personas de países de mierda vienen aquí?”, refiriéndose a los salvadoreños, haitianos y africanos que quieren vivir en EU.

La reunión tenía como siniestro tema una propuesta para limitar la reunificación familiar y la “lotería de visas”, a cambio de evitar que sean deportados 800 mil jóvenes soñadores indocumentados.

Puertas abiertas, eso que ni qué, para recibir a inmigrantes de países tales como Noruega, sugirió el bravucón que despacha en la Casa Blanca.

“Siempre supimos que al presidente Trump no le gustan las personas de ciertos países o de algún color”, se lamentó el demócrata de origen despreciable Luis Gutiérrez, quien apenas ayer descubrió: “Ahora podemos decir con ciento por ciento de seguridad que el presidente es un racista…”.

El genio y estable, pues, nada más es un neonazi de mierda.

[email protected]

  1. Libertad, Cervantes y Dante José

    En oportuna coincidencia con la publicación en más de 300 periódicos estadunidenses de editoriales condenatorios de la embestida de Trump contra los medios (“enemigos del pueblo”, les llamó), un muy querido amigo me puso en suerte un ensayo del guatemalteco Dante José Liano Quezada sobre la segunda parte (capítulo 58) del Quijote de La Mancha, donde Cervantes pone en labios del hidalgo:

    Continuar leyendo