Tan claro como el agua


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

En enero de 2008, el secretario federal de Seguridad Pública, Genaro García Luna, dijo una obviedad que indignó a las “buenas conciencias”: el narcotráfico tiene “base social”.

En enero de 2008, el secretario federal de Seguridad Pública, Genaro García Luna, dijo una obviedad que indignó a las “buenas conciencias”: el narcotráfico tiene “base social”.

Seis meses después, Financial Times dio como nuevo algo evidente que solía decir el titular del Cisen, Guillermo Valdés: “El Congreso no está exento de la posibilidad de que el dinero de las drogas se haya infiltrado en las campañas…”.

Y el grillerío se escandalizó de nuevo.

Hoy habrá quienes se escandalicen por la alerta del director del Instituto de Investigaciones Estratégicas de la Marina Armada, contralmirante Martín Barney Montalvo: en algunos lugares, “los capos se convierten en actores políticos de facto, con capacidad de influir en el sector económico y social. A veces el capo llega a usar su influencia para apoyar la campaña de algún candidato, de quien se espera subordinación; en este caso, el capo socava la legitimidad del Estado y gana impunidad para imponer su autoridad e influir en la vida de los ciudadanos, quienes ven debilitado al gobierno…”.

A ver hoy quién chilla.

[email protected]

  1. Hacia una democracia mediocre

    Para el consejero presidente, Lorenzo Córdova, la decisión de la Cámara de Diputados de escamotear al presupuesto del Instituto Nacional Electoral 950 millones de pesos “fue una apuesta a la parálisis institucional por la vía de los recursos”.

    Continuar leyendo